Select Page

Nuevas Ideas lawmaker, Suecy Callejas, stated in a morning interview on Megavisión Group on June 11 that the Legislative Assembly, in terms of transparency, is one of the institutions that is “more in the forefront with the population” and where people are most informed.

Voz Pública analyzed the statement of the Assembly’s vice president and compared it with transparency measurement reports and expert opinions on the subject. After this process, it was concluded that the information falls into the category of misleading.

In the interview, Callejas was asked about the transparency and accountability challenges the new legislature will face in the coming years.

“I would believe that the Legislative Assembly is one of the institutions where the Salvadoran population is most informed; not only in the committees, before a ruling is passed in the Legislative Assembly, it has been previously studied in a commission. The committees are recorded, they are public; the discussions that are held there are also recorded and are public; the plenary sessions are recorded and are public,” said the lawmaker.

“Really, in terms of transparency, I think the Legislative Assembly is one of the institutions that is more at the forefront, more visible, more scrutinized by the population,” added the Nuevas Ideas lawmaker.

How to Measure Transparency in the Assembly?

Jessica Estrada, Director of Transparency at Fundación Nacional para el Desarrollo (National Foundation for Development, Funde), believes that access to information is essential for measuring transparency in the Legislative Body and in any other state institution, but this is not enough and must be accompanied by other accountability exercises.

“Transparency implies making available to citizens the information that is generated in each institution and that supports the decisions made, as well as the actions of public officials and employees, and allowing spaces for citizens to verify this information, provide feedback and bring other proposals, among others,” she stated.

In addition, she questioned that in the case of the Legislative Body, there is less and less available and up-to-date information on their Transparency Portal.

“They don’t even have the Reserved Information Index updated, for example, and we know that they have increasingly placed more information in reserve. Additionally, we can also mention that information that used to be provided is no longer provided (such as information on lawmakers’ trips – which used to be published ex officio – or the law projects),” Estrada said.

Decrees without study

On the latter point, she clarified that during the last legislature, the use of a streamlined process was frequently observed and that this does not allow to know in advance what is being discussed and approved. This is a mechanism provided for in Article 76 of the Internal Regulations of the Legislative Assembly (RIAL) for the approval of decrees when these are considered urgent and do not need to go through a commission.

“Several law projects or proposals enter into discussion the same day of the plenary session and are approved that day. There is not even an opportunity to know in advance what is being discussed and approved (even lawmakers from other factions have stated that it is not available to them, let alone to the citizens),” said the Funde director.

The 2021-2024 legislature ended with 423 streamlined processes, an average of 12 per month.

Failing in Transparency

The recent study by Acción Ciudadana on “Active Transparency 2024”, published in May, concluded that citizens have access to less than 50% of public information that must be legally available.

The investigation assessed the level of compliance with the publication and updating of official information established in the Public Information Access Law (LAIP) of 38 state institutions, including the Legislative Assembly, which ranked 23rd.

After the organization processed and measured the available data from the Legislative Body, of the 100% of required information, it concluded that this institution only makes 32% public, which placed the institution in a low compliance category.

For the evaluation of this State Body, the organization used 34 standards based on Article 10 of the LAIP and verified the institution’s Transparency Portal. The criteria evaluated were: normative framework, financial information, strategic management, transparency and participation, and additional obligations.

Regarding the Normative Framework, where they should publish organizational structure and officials’ resumes, the Assembly only met one of the three criteria.

Meanwhile, when analyzing financial information, where criteria such as budget, remuneration, trips, acquisitions, contracts, permits, and concessions, among others, were assessed, the legislature again failed to meet two of the nine points examined.

As for the transparency and participation criterion, where the Public Information Access Unit, citizen participation and accountability, and the Reserved Information Index, among other aspects, were analyzed, this institution complied with two of the six guidelines.

Additionally, the LAIP requires in its Article 11 the publication of additional official information that the Legislative Assembly must publish, including: legislative committees, parliamentary groups and their members, correspondence pieces, and approved decrees. It was only this information that lawmaker Callejas referred to, assuming that by broadcasting plenary sessions or committees, this institution is being transparent.

However, according to the Acción Ciudadana study, the Legislative Assembly also failed in these obligations, as three of the seven criteria analyzed were met by this Body.

Televised, but not Transparent

Eduardo Escobar, executive director of Acción Ciudadana, said that while it is true the legislature is one of the most scrutinized by the population, this is in the sense that lawmakers’ work is supervised, “but it does not mean that they are more transparent, there is a difference because it is not the same, and we cannot talk about transparency just because plenary sessions are broadcast live. To have the budgets of factions available on the website is different,” he argued.

He added that transparency implies that all mandatory documents required by the LAIP are available, “no matter that there are 60 platforms for each lawmaker available to citizens, that is not transparency. Obviously, a part of transparency is recording plenary sessions and committees, and uploading laws; that is part of transparency, but it is not all the information that the assembly should have available to citizens,” he pointed out.

In addition, Escobar clarified that “fact kills story” and that they prepared a report detailing that the Legislative Assembly does not comply with a percentage of its active transparency obligations, “we have it documented, so it is not true what the lawmaker says that it is one of the most transparent institutions because if we evaluate each area, we have evidence that it is not the most transparent institution”, he concluded.

For her part, Jessica Estrada agrees with Escobar that it cannot be said that this state body “is one of the most open to citizens or the most transparent.”

YouTube video

Voz Pública: https://vozpublica.net/2024/06/12/transparencia-asamblea-legislativa-factchecking-el-salvador/

El engaño de Suecy Callejas sobre la transparencia en la Asamblea

La diputada de Nuevas Ideas, Suecy Callejas, dijo en una entrevista matutina de grupo Megavisión el 11 de junio que la Asamblea Legislativa, en temas de transparencia, es uno de los organismos que está “más de frente a la población” y dónde más informadas están las personas.

Voz Pública analizó la afirmación de la vicepresidenta de la Asamblea Legislativa y la comparó con informes de medición de transparencia y con la opinión de expertos en el tema. Luego de este proceso se concluye que la información entra en la categoría de engañosa. 

Callejas fue consultada durante la entrevista sobre los retos que tendrá la nueva legislatura en los próximos años en el tema de transparencia y rendición de cuentas. 

“Creería que la Asamblea Legislativa es uno de los organismos donde más informada está la población salvadoreña; no solamente en las comisiones, antes que pase un dictamen a la Asamblea Legislativa ha sido previamente estudiado en una comisión. Las comisiones son grabadas, son públicas; las discusiones que ahí se dan también son grabadas y son públicas; las plenarias son grabadas y son públicas”, aseguró la legisladora.

“Realmente en temas de transparencia yo creo que la Asamblea Legislativa es uno de los organismos que está más al frente, más de cara, más fiscalizado de la población”, añadió la diputada de Nuevas Ideas.

¿Cómo medir la transparencia en la Asamblea?

Jessica Estrada, directora de Transparencia en la Fundación Nacional para el Desarrollo, Funde, considera que para medir la transparencia en el Órgano Legislativo y en cualquier otra institución del Estado es esencial  el acceso a la información, pero que esto no es suficiente sino que debe ir acompañado de otros ejercicios de rendición de cuentas.

“La transparencia implica poner a disposición de la ciudadanía la información que se genera en cada institución y que respalde las decisiones tomadas, así como las actuaciones de los funcionarios y empleados públicos, y permitir espacios para que desde la ciudadanía pueda verificarse esa información, brindarse retroalimentación y trasladar otras propuestas, entre otros”, aseguró.

Además, cuestionó que para el caso del Órgano Legislativo cada vez hay menos información disponible y actualizada en su Portal de Transparencia.

“Ni siquiera tienen actualizado el Índice de Información Reservada, por ejemplo, y sabemos que cada vez han puesto más información en reserva. Adicionalmente, podemos mencionar también que información que antes se entregaba ahora ya no se entrega (como la información sobre viajes de los diputados -que antes se publicaba de oficio-, o los proyectos de Ley)”, mencionó Estrada.

Decretos sin estudio

Sobre ese último punto aclaró que durante la última legislatura se ha observado que la dispensa de trámite fue utilizada frecuentemente y que esto no permite conocer anticipadamente lo que se está discutiendo y aprobando. Este es un mecanismo contemplado en el artículo 76 del Reglamento Interno de la Asamblea Legislativa (RIAL) para la aprobación de decretos cuando estos se consideren de carácter urgente y no sea necesario que pasen por una comisión.

“Son varios proyectos de Ley o propuestas que entran a discusión el mismo día de la plenaria y ese día son aprobadas, por lo que ni siquiera se tiene oportunidad de conocer con antelación lo que se está discutiendo y aprobando (incluso los diputados de otras fracciones han manifestado que no está disponible para ellos, ya ni digamos a la ciudadanía)”, manifestó la directora de Funde.

La legislatura 2021-2024 finalizó con 423 dispensas de trámite. Un promedio de 12 por mes.

Reprobados en transparencia

El reciente estudio de Acción Ciudadana sobre “Transparencia Activa 2024”, publicado en mayo, concluyó que la ciudadanía tiene acceso a menos del 50% de información pública que por mandato legal debe estar disponible. 

En la investigación se evaluó el nivel de cumplimiento en la publicación y actualización de información oficiosa establecida en la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) de 38 instituciones del Estado, entre estas la Asamblea Legislativa, que ocupó la posición 23. 

Luego que la organización procesó y midió los datos disponibles del Órgano Legislativo, del 100% de información requerida, concluyó que esta institución hace pública únicamente un 32%, lo que ubicó a esta institución en una categoría de bajo cumplimiento.

Para la evaluación de este Órgano de Estado, la organización utilizó 34 estándares basados en el artículo 10 de la LAIP y verificó el Portal de Transparencia de la institución. Los criterios evaluados fueron: marco normativo, información financiera, gestión estratégica, transparencia y participación y obligaciones adicionales. 

En cuanto al Marco Normativo, en el que deben publicar sobre estructura organizativa y currículos de los funcionarios, la Asamblea solo cumplió con uno de los tres criterios.

Mientras que, al analizar la información financiera, en la que se evaluaron criterios como el presupuesto, remuneraciones, viajes, adquisiciones, contrataciones, permisos y concesiones, entre otros, el legislativo tampoco aprobó ya que cumplió con dos de los nueve puntos examinados.

Con respecto al criterio de transparencia y participación, en los que analizaron la Unidad de Acceso a la Información Pública, participación ciudadana y rendición de cuentas y el  Índice de Información Reservada, entre otros aspectos, esta institución cumplió con dos de los seis lineamientos.

Además, la LAIP exige en su artículo 11 información  oficiosa adicional que la Asamblea Legislativa debe publicar, entre las que destacan: las comisiones legislativas, los grupos parlamentarios y sus miembros, las piezas de correspondencia y los decretos aprobados. Es esta información a la que se refirió únicamente la diputada Callejas y dio por sentado que al transmitir las plenarias o las comisiones, esta institución está siendo transparente.

Sin embargo, según el estudio de Acción Ciudadana, en estas obligaciones la Asamblea Legislativa también salió reprobada, ya que tres de los siete criterios analizados sí fueron cumplidos por este Órgano.

Televisados, pero no transparentes

Eduardo Escobar, director ejecutivo de Acción Ciudadana, dijo que si bien es cierto el legislativo es uno de los más fiscalizados por la población, pero en el sentido que se supervisa el trabajo de los diputados, “pero no significa eso que sean más transparentes, hay una diferencia, porque no es lo mismo y no podemos hablar de transparencia solo porque las plenarias se transmiten en vivo a que los presupuestos de las fracciones estén disponibles en el sitio web, es diferente”, sostuvo.

Añadió que la transparencia implica que todos los documentos obligatorios que exige la LAIP estén disponibles, “por más que haya 60 plataformas de cada diputado que estén a disposición de la ciudadanía, eso no es transparencia. Obviamente es una parte de la transparencia que estén grabadas las sesiones plenarias y las comisiones y que las leyes se suban, esa es en parte, pero no es toda la información que debe de tener la asamblea a disposición de la ciudadanía”, señaló.

Además, Escobar aclaró que “dato mata relato” y que ellos elaboraron un informe en el que detallaron que la Asamblea Legislativa incumple un porcentaje de sus obligaciones en materia de transparencia activa, “lo tenemos documentado, entonces no es cierto lo que dice la diputada que es de las instituciones más transparentes, porque si evaluamos ámbito por ámbito tenemos la evidencia que no es la institución más transparente”, concluyó. 

Por su parte, Jessica Estrada coincide con Escobar en que no puede afirmarse que dicho órgano del Estado “sea uno de los más abiertos a la ciudadanía ni de los más transparentes”.

YouTube video

Voz Pública: https://vozpublica.net/2024/06/12/transparencia-asamblea-legislativa-factchecking-el-salvador/