Select Page

Between November 14, 2019, and March 10, 2020, former Presidential House advisor Francisco Javier Argueta Gómez and his wife, Gloria Carolina Ramos, advisor to the executive director of the Maritime Port Authority, received $785,000 in loans from the state-owned Mortgage Bank for a property purchased in August 2019 and whose purchase price was lower than the mortgage value. With part of the loan, the couple also acquired a second property for $315,000 in another exclusive area of Antiguo Cuscatlán.

The mortgaged property measures 1,474 square meters and is a mansion with a tennis court and swimming pool. It is located in the luxurious Lomas de Altamira complex, a private residential area south of the capital city, with panoramic views of San Salvador’s volcano.

The state bank, whose primary objective is to support medium and small entrepreneurs, recorded a first mortgage for the Argueta-Ramos couple in the Property, Root and Mortgage Registry of the National Registry Center in November 2019. In March 2020, just days before the start of the COVID-19 quarantines, it recorded an increase in the loan.

In public documents, the Bank stated that the mortgage on the property has a value of “up to” $890,000. On Monday evening, May 27th, Javier Argueta confirmed the receipt of the loans through one of his attorneys, but claimed that the total amounts received for the property, which is now “rented out,” were $785,000.

A loan for a protagonist of the coup against the Chamber and the Attorney General

The first mortgage in favor of the Argueta-Ramos couple was granted on November 14, 2019, at the start of the sixth month of Nayib Bukele’s term. By that time, Javier Argueta had already spent six months as an advisor to the private secretary of the Presidency, having been recruited from the ranks of the National Association of the Private Enterprise (ANEP), where he served as legal director for a decade, from 2009 to 2019.

The fees for the public office with which he entered the government amount to $5,800, as revealed by La Prensa Gráfica and available on the Government Transparency portal at the beginning of the Bukele administration but later removed.

The same medium also revealed that Argueta’s wife was promoted to a position at the AMP in September 2020. She went from being an “administrative technician,” a position she held since 2013, to an advisor to the executive director, a trusted position with a salary of $2,975, more than double her previous salary.

The couple purchased the 1,474.33 square meter property on August 16th, 2019, for $525,000. In the deed, Argueta was left with the right of bare ownership, while his wife became the usufructuary.

Prior to the sale, a mortgage had already been granted to the Visionary Savings and Credit Cooperative Association (Accovi de R. L.) for $575,000. The property belonged to Jorge Alberto Aguilar Herrera, an attorney with whom Argueta also made other real estate deals unrelated to the state bank loan on the same day of the purchase of the Lomas de Altamira property. Argueta exchanged two of his properties (one in San José Villanueva, La Libertad; and one in San Salvador, with a combined area of 696.72 square meters) for four others. One is located in the canton of San Antonio Abad; two others are on the road to Boquerón, and the last one is in Joya Grande, all in San Salvador. Together, these properties cover an area of 24,496.20 square meters and were valued at $150,000.

Three months later, on November 14, the Mortgage Bank authorized a 30-year mortgage on the property purchased from Aguilar Herrera. According to the deeds, “the mortgagors (Argueta-Ramos spouses) value the mortgaged property, including its existing and future improvements, at a total of six hundred thousand dollars ($600,000).”

The bank authorized the mortgage “up to” $600,000. According to documents filed in the public registry, the first mortgage on the property with Accovi de R.L. was canceled on December 26, 2019.

On March 10, 2020, two days before Bukele closed the country due to the COVID-19 pandemic, the Mortgage Bank granted an increase to the mortgage authorized in November “up to” $890,000.

According to the deed available at the CNR, “the Bank (Mortgage) and the mortgagors (Argueta-Ramos spouses) (…) agree to increase the amount of the previously mentioned open mortgage by the sum of two hundred ninety thousand dollars ($290,000). As a consequence of the increase in the amount, the mortgagors value the mortgaged property at eight hundred ninety thousand dollars ($890,000).”

The deed that was accessed does not detail the reasons given by the mortgagors for requesting more money or the arguments given by the board of directors of the Mortgage Bank for granting it.

Through his attorney, Argueta showed – without providing a copy – two notarized “mutual agreements” with the Mortgage Bank that indicated the receipt of a first loan on the same date the mortgage was granted and another on March 10, 2020, the same date the Bank recorded the granting of an increase in the mortgage in the public registry. According to that other document, the last loan was requested to acquire another property with the Lomas de Altamira property as collateral.

The documents shown by Argueta’s attorney indicate that the total amount received by the couple was $785,000, with an initial loan of $525,000 in November 2019 and a mortgage increase of $260,000 in March 2020.

According to these documents, the couple received up to $260,000 in loans above the purchase price of the Lomas de Altamira property.

Before the bank, according to the documents presented by the attorney, Argueta explained that the increase in credit was due to the interest in another property identified by a single registration number. In the public registry, that number is attached to a 330-square-meter property in the Cumbres de Cuscatlán residential area that Javier Argueta acquired for $315,000 on the same day the increase was authorized. Almost four years later, on February 24, 2024, the property was sold to a third party for $448,000, according to the public registry.

During Nayib Bukele’s first government (he will assume a second term on June 1st that violates up to six articles of the Constitution that prohibit his continuity in the Presidency), Argueta was one of the main advisors and spokespersons used by the Presidency to justify some of the president’s most emblematic authoritarian actions.

Among these are the military takeover of the Legislative Assembly on February 9, 2020, the executive decrees by which Bukele extended quarantines during the COVID-19 pandemic, and with which Argueta came to question the magistrates of the Constitutional Chamber who reversed them. On May 1, 2021, that precedent was one of the cornerstones with which the Assembly dominated by Bukele’s party carried out the irregular dismissals of the magistrates of the Constitutional Chamber and the Attorney General.

In September 2021, the advisor was also key to the Supreme Electoral Court’s validation of a comment by the magistrates imposed by the ruling party in the Supreme Court that opened the doors to Bukele’s unconstitutional re-election candidacy, as revealed by GatoEncerrado.

In July 2022, Argueta was included in the list of anti-democratic and corrupt officials, the so-called Engel List of the U.S. Department of State, because he “undermined democratic processes or institutions by leading the dismissal of five Supreme Court magistrates and the Attorney General in an unusual process in apparent contravention of the processes established in Article 186 of the Constitution, which requires the selection of such magistrates from a list of candidates drawn up by the National Council of the Judiciary.”

By that time, according to his attorney, his client was no longer working at the Presidential House. “I share from the transparency portal. And as it appears there, he no longer works in CAPRES as of May 16, 2022,” the attorney shared along with an image of Argueta’s file with the legend “NOT VALID.”

On March 8, 2024, the President’s access to information office responded that information about the contracts Argueta has signed with the institution and the positions he has held is confidential and that revealing them requires “the consent of the individuals.”

Mortgage Bank favors during Bukele’s government

The mortgaged property in Lomas de Altamira is located in a residential complex that also includes a private forest, is the residential headquarters for members of the diplomatic corps accredited in El Salvador, and was the place where former president Mauricio Funes inhabited a luxurious property that, according to a journalistic investigation by El Faro, is linked to a network of favors between the former president, one of his former officials, and a Mortgage Bank loan. This property is included in one of the seven corruption cases for which Funes is being pursued in the country while he remains in asylum in Nicaragua.

For the 15 years before Bukele’s government, the Mortgage Bank has been under the scrutiny of the Salvadoran justice system for having served as a petty cash box for the diversion of millions in public funds to feed ‘secret items’ during the presidencies of Elías Antonio Saca (2004-2009), Mauricio Funes (2009-2014), and Salvador Sánchez Cerén (2014-2019).

In Bukele’s five-year term, in addition to Argueta-Ramos, the bank has granted loan surpluses to 27 officials and three of Bukele’s cousins who together received more than $5.9 million in state bank loans on 28 properties. $4.9 million of these processes were revealed in an investigation published by the Regional Editing and Focos in February, 2019.

During the same period, the Mortgage Bank also granted a $1 million loan to one of the government’s main contractors during the COVID-19 pandemic, despite failing to comply with internal regulations, according to a Factum Magazine investigation for ‘Mortgage Bank favors,’ a special delivery together with Regional Editing and Focos on the state bank’s discretionary fund distribution.

With these loans, the beneficiaries – among them ministers, cabinet secretaries, 12 lawmakers from Nuevas Ideas who won re-election in the March elections, a businessman, and three cousins of the president – bought luxury homes, beach properties, and in exclusive areas of the metropolitan area.

In the case of officials or public employees paid by the state, the case of former advisor Argueta stands out from the rest as the most expensive and coincides with 14 cases where loans were granted on properties that had already been acquired earlier and whose purchase prices were lower than the mortgage amounts.

The difference between the purchase and the loan by the advisor and his wife is even greater than that received by the vice-president of the Assembly, Suecy Callejas, who was granted a mortgage of $111,000 above the purchase value of a property acquired in 2021.

All of these loans were approved by a board led by Celina Padilla, appointed by President Bukele to the position and linked to one of the founding members of Nuevas Ideas, former Fovial director and municipal works director Álvaro O’Byrne, with whom she received a mortgage loan of up to $260,000.

The Mortgage Bank of El Salvador is a financial institution, and its shares are state-owned. As of December 31, 2023, it had total assets of $610,015,204, including securities, loans, properties received in payment, and accounts receivable, according to the Trade Registry records. The Pacific Credit Rating agency (PCR) stated that 96% of the bank’s shares belong to the Financial Sanitation and Strengthening Fund (FOSAFFI).

When asked about the new findings, the former president of the bank’s board of directors said she would not provide details on the loans granted during her term. “The Mortgage Bank is a commercial bank and is governed by the Banking Law, just like all other commercial banks. You are understanding and interpreting [it] according to your own judgment,” the former official said on May 21 through a telephone call. She was also requested an interview to explain the legal arguments for approving the loans but responded via WhatsApp that she cannot disclose banking secrets.

Revista Factum: https://www.revistafactum.com/exasesor-de-bukele-hipotecario/

Exasesor de la Presidencia Bukele recibió $785,000 del Banco Hipotecario

Entre el 14 de noviembre de 2019 y el 10 de marzo de 2020, el exasesor de despacho de la Casa Presidencial, Francisco Javier Argueta Gómez, y su esposa, Gloria Carolina Ramos, asesora de la dirección ejecutiva de la Autoridad Marítimo Portuaria, recibieron créditos por $785,000 del estatal Banco Hipotecario por una propiedad adquirida en agosto de 2019 y cuyo precio de compraventa fue menor al valor de la hipoteca. Con una parte del crédito, la pareja también adquirió una segunda propiedad por $315,000 en otra zona exclusiva del municipio de Antiguo Cuscatlán. 

El terreno hipotecado mide 1,474 metros cuadrados y es una mansión con cancha de tenis y piscina. Está ubicado en la lujosa urbanización Lomas de Altamira, un complejo residencial privado al sur de la ciudad capital y con vistas panorámicas al volcán de San Salvador.  

El banco estatal, que tiene como principal objetivo apoyar a medianos y pequeños empresarios, anotó una primera hipoteca para la pareja Argueta-Ramos en el Registro de la Propiedad, Raíz e Hipoteca del Centro Nacional de Registros, en noviembre de 2019. En marzo de 2020, a días del inicio de las cuarentenas por la covid-19, anotó un aumento en el crédito. 

En los documentos públicos, el Banco señaló que la hipoteca sobre la propiedad tiene un valor de “hasta” $890,000 dólares. En la noche del lunes 27 de mayo, Javier Argueta confirmó la recepción de los créditos a través de uno de sus abogados, pero aseguró que los montos totales recibidos sobre la propiedad, que ahora “está alquilada”, fueron por $785,000.

Un crédito para un protagonista del golpe a la Sala y al fiscal general

La primera hipoteca a favor de los Argueta-Ramos fue otorgada el 14 de noviembre de 2019, en el arranque del sexto mes de gestión de Nayib Bukele. Para ese momento, Javier Argueta ya llevaba también seis meses  como asesor de despacho de la secretaría privada de la Presidencia tras haber sido reclutado de las filas de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), donde fungió como director legal durante una década, de 2009 a 2019. 

Los honorarios del cargo público con el que entró al gobierno ascienden a $5,800, según reveló La Prensa Gráfica y estaba disponible en el portal de Transparencia del Gobierno al principio de la administración Bukele, pero posteriormente fue retirado. 

Ese mismo medio también reveló que la esposa de Argueta fue ascendida de cargo en la AMP en septiembre de 2020. Pasó de ser ‘técnico administrativa’, un cargo que ostentaba desde 2013, a asesora de la dirección ejecutiva, un cargo de confianza, con un salario de $2,975, más del doble de su sueldo anterior.

El matrimonio compró la propiedad de 1,474.33 metros cuadrados el 16 de agosto de 2019 por $525,000. En la escritura, Argueta quedó con el derecho de nuda propiedad, mientras que su esposa se convirtió en usufructuaria.

Antes de la compraventa, sobre el inmueble ya existía una hipoteca otorgada a favor de la Asociación Cooperativa de Ahorro y Crédito  Visionaria (Accovi de R. L.) por  $575,000. La propiedad le pertenecía a Jorge Alberto Aguilar Herrera, un abogado con el que Argueta también hizo otros tratos inmobiliarios ajenos al crédito del banco estatal el mismo día de la compraventa de la propiedad en Lomas de Altamira. Argueta permutó (intercambió) dos de sus propiedades (una en San José Villanueva, La Libertad; y una en San Salvador, con un área de 696.72 metros cuadrados en conjunto) a cambio de otras cuatro. Una de ellas ubicada en el cantón San Antonio Abad; otras dos en la carretera al Boquerón, y una última en Joya Grande, todas en San Salvador. En conjunto, estas propiedades tienen un área de 24,496.20 metros cuadrados y fueron valoradas en $150,000. 

Tres meses después, el 14 de noviembre, el Banco Hipotecario autorizó una hipoteca a un plazo de 30 años sobre el inmueble comprado a Aguilar Herrera. De acuerdo con las escrituras, “los hipotecantes (los esposos Argueta-Ramos) valúan el inmueble hipotecado incluyendo sus mejoras, actuales y futuras construcciones, en suma de seiscientos mil dólares ($600,000)”.

El banco autorizó la hipoteca “hasta” por $600,000. Según documentos inscritos en el registro público, la primera hipoteca sobre la propiedad con Accovi de R.L. quedó cancelada el 26 de diciembre de 2019.

El 10 de marzo de 2020, dos días antes de que Bukele cerrara el país debido a la pandemia de covid-19, el Banco Hipotecario otorgó un incremento a la hipoteca autorizada en noviembre “hasta” por $890,000. 

Según la escritura disponible en el CNR, “el Banco (Hipotecario) y los hipotecantes (los esposos Argueta-Ramos) (…) convienen en incrementar el monto de hipoteca abierta antes mencionada en la suma de doscientos noventa mil dólares ($290,000). Como consecuencia del incremento del monto los hipotecantes valúan el inmueble hipotecado en ochocientos noventa mil dólares ($890,000)”.

La escritura a la que tuvo acceso este medio no detalla las razones que dieron los hipotecantes para solicitar más dinero ni los argumentos que dio la junta directiva del Banco Hipotecario para otorgarlo. 

A través de su abogado, Argueta mostró —sin dar copia— dos “mutuos” notarizados con el Hipotecario que señalan la recepción de un primer crédito en la misma fecha del otorgamiento de la hipoteca; y otro el 10 de marzo de 2020, la misma fecha en que el Banco señala ante los registros públicos el otorgamiento de un aumento en la hipoteca. Según ese otro documento, el último crédito se solicitó para adquirir otra propiedad con el inmueble de Lomas de Altamira como garantía. 

Los documentos que mostró el abogado de Argueta indican que el monto total que recibió la pareja de esposos asciende a los $785,000, con un primer crédito por $525,000 en noviembre de 2019 y un aumento de la hipoteca por $260,000 en marzo de 2020. 

Según estos documentos, el matrimonio recibió hasta $260,000 en créditos por encima del precio de compraventa del inmueble en Lomas de Altamira. 

Ante el banco, según los documentos presentados por el abogado, Argueta planteó que el aumento en el crédito respondía al interés por otra propiedad identificada por una matrícula única. En los registros públicos, ese número está anclado a una propiedad de 330 metros cuadrados en la residencial Cumbres de Cuscatlán que Javier Argueta adquirió por un monto de $315,000 el mismo día en que le fue autorizado el incremento. Casi cuatro años más tarde, el 24 de febrero de 2024, la propiedad fue vendida a un tercero por $448,000, según el registro público.

En el primer gobierno de Nayib Bukele (asumirá el 1 de junio un segundo mandato que viola hasta seis artículos de la Constitución que prohíben su continuidad en la Presidencia) Argueta fue uno de los principales asesores y voceros utilizados por la Presidencia para justificar algunos de los actos autoritarios más emblemáticos del mandatario. 

Entre estos destacan la toma militar de la Asamblea Legislativa el 9 de febrero de 2020, los decretos ejecutivos con los que Bukele extendió cuarentenas durante la pandemia de covid-19, y con los cuales Argueta salía a cuestionar a los magistrados de la Sala de lo Constitucional que los revertían. El 1 de mayo de 2021, ese precedente fue una de la piedras angulares con las cuales la Asamblea dominada por el partido de Bukele realizó las destituciones irregulares de los magistrados de la Sala de lo Constitucional y del fiscal general.

En septiembre de 2021, el asesor también fue pieza clave para que los magistrados del Tribunal Supremo Electoral dieran como válido un comentario de los magistrados impuestos por el oficialismo en la Corte Suprema que abrió las puertas a  la candidatura inconstitucional a la reelección de Bukele, según reveló GatoEncerrado. 

En julio de 2022, Argueta fue incluido en la lista de funcionarios antidemocráticos y corruptos, la llamada Lista Engel del Departamento de Estado de Estados Unidos, porque “socavó los procesos o las instituciones democráticas al dirigir la destitución de cinco magistrados del Tribunal Supremo y del Fiscal General en un proceso inusual en aparente contravención de los procesos establecidos en el artículo 186 de la Constitución, que exige la selección de dichos magistrados a partir de una lista de candidatos elaborada por el Consejo Nacional del Poder Judicial”.

Para ese momento, según su abogado, su representado ya no laboraba en la Casa Presidencial. “Comparto del portal de transparencia. Y tal como aparece ahí, él ya no trabaja en CAPRES a partir del 16 de mayo de 2022”, compartió el abogado junto a una imagen de la ficha de Argueta con la leyenda “NO VIGENTE”.

El 8 de marzo de 2024, la oficina de acceso a la información de la Presidencia respondió que la información relativa a los contratos que Argueta ha firmado con la institución y los cargos que ha desempeñado son información confidencial y que para revelarlos se requiere “el consentimiento de los individuos”.

Los favores del Banco Hipotecario en el gobierno Bukele

La propiedad hipotecada en Lomas de Altamira está ubicada en un complejo residencial que también cuenta con un bosque privado, es sede residencial de integrantes del cuerpo diplomático acreditado en El Salvador  y fue el lugar en el que el expresidente Mauricio Funes habitó una lujosa propiedad que, según una investigación periodística de El Faro, está vinculada a una trama de favores entre el expresidente, uno de sus exfuncionarios y un crédito del Banco Hipotecario. Esta propiedad está incluida en uno de los siete casos de corrupción por los que Funes es perseguido en el país mientras continúa asilado en Nicaragua.

Desde los 15 años previos al gobierno Bukele, el Banco Hipotecario ha estado en la mira del sistema de justicia salvadoreño por haber servido de caja chica en millonarios desvíos de fondos públicos para alimentar ‘partidas secretas’ durante las presidencias de Elías Antonio Saca (2004-2009), Mauricio Funes (2009-2014) y Salvador Sánchez Cerén (2014-2019).

En el quinquenio Bukele, junto a los Argueta-Ramos, el Banco ha otorgado créditos con superávit a 27 funcionarios y tres primos de Bukele que recibieron en conjunto más de $5.9 millones en préstamos del banco estatal sobre 28 inmuebles. $4.9 millones de estos procesos fueron revelados en una investigación publicada por la Redacción Regional y Focos en febrero pasado.

En el mismo periodo, el Hipotecario también otorgó un crédito por 1 millón de dólares a uno de los principales contratistas del gobierno durante la pandemia por covid-19, pese a que en el proceso incumplió sus normativas internas, según una investigación de Revista Factum para ‘Los favores del Banco Hipotecario’, una entrega especial junto a Redacción Regional y Focos sobre el reparto de fondos discrecionales del banco estatal.

Con estos créditos, los beneficiarios —entre estos ministros, secretarios del gabinete, 12 diputados de Nuevas Ideas que ganaron la reelección en los comicios de marzo pasado, un empresario y tres primos del presidente— compraron viviendas de lujo, terrenos de playa y en zonas exclusivas del área metropolitana.

En el caso de funcionarios o empleados públicos pagados por el Estado, el caso del exasesor Argueta destaca del resto por ser el más oneroso y coincide con 14 casos en los que los créditos fueron otorgados sobre inmuebles que ya habían sido adquiridos con anterioridad y cuyos precios de compraventa fueron inferiores al monto de las hipotecas.

La diferencia entre la compra y el préstamo del asesor de despacho y su esposa es mayor incluso que el que recibió la vicepresidente de la Asamblea, Suecy Callejas, quien fue beneficiada con una hipoteca de $111,000 por encima del valor de la compraventa de una propiedad adquirida en 2021.

Todos estos créditos fueron aprobados por una junta dirigida por Celina Padilla, designada por el presidente Bukele en el cargo y vinculada a uno de los fundadores de Nuevas Ideas, el exdirector del Fovial y de la Dirección de Obras Municipales Álvaro O’Byrne, con quien recibió un crédito hipotecario por hasta $260,000.

El Banco Hipotecario de El Salvador es una institución financiera y sus acciones son propiedad estatal. Hasta el 31 de diciembre de 2023, contaba con un monto total activos de $610,015,204, que incluyen títulos, préstamos, bienes recibidos en pago y cuentas por cobrar, según los balances del Registro de Comercio. La calificadora de riesgos Pacific Credit Rating (PCR, por sus siglas en inglés) detalló que el 96 % de las acciones del banco pertenecen al Fondo de Saneamiento y Fortalecimiento Financiero (FOSAFFI).

Consultada sobre los nuevos hallazgos, la expresidenta de la junta directiva del banco dijo que no daría detalles sobre los préstamos otorgados en su gestión. “El Banco Hipotecario es un banco comercial y se rige por la Ley de Bancos, al igual que todos los otros bancos comerciales. Usted está entendiendo e interpretando a su propio juicio”, dijo la exfuncionaria el 21 de mayo a través de una llamada telefónica. También se le solicitó una entrevista para que explicara los argumentos legales con los que aprobaron los créditos, pero respondió a través de WhatsApp que no puede revelar secretos bancarios.

Revista Factum: https://www.revistafactum.com/exasesor-de-bukele-hipotecario/

Exasesor de la Presidencia Bukele recibió $785,000 del Banco Hipotecario

Cuando era asesor jurídico de la Casa presidencial de Nayib Bukele, el abogado Francisco Javier Argueta Gómez, incluido en la Lista Engel por ayudar a destituir de manera irregular a los magistrados de la Sala de lo Constitucional, recibió del estatal Banco Hipotecario $785,000 sobre una propiedad con piscina y cancha de tenis ubicada en una zona exclusiva de la capital. Con una parte de los fondos, Argueta compró una segunda propiedad de 340 metros cuadrados en la residencial Cumbres de Cuscatlán. Este crédito incrementa a 33 la lista de figuras vinculadas al oficialismo beneficiadas y acerca los montos repartidos por el banco hasta los $7 millones de dólares.

Entre el 14 de noviembre de 2019 y el 10 de marzo de 2020, el exasesor de despacho de la Casa Presidencial, Francisco Javier Argueta Gómez, y su esposa, Gloria Carolina Ramos, asesora de la dirección ejecutiva de la Autoridad Marítimo Portuaria, recibieron créditos por $785,000 del estatal Banco Hipotecario por una propiedad adquirida en agosto de 2019 y cuyo precio de compraventa fue menor al valor de la hipoteca. Con una parte del crédito, la pareja también adquirió una segunda propiedad por $315,000 en otra zona exclusiva del municipio de Antiguo Cuscatlán. 

El terreno hipotecado mide 1,474 metros cuadrados y es una mansión con cancha de tenis y piscina. Está ubicado en la lujosa urbanización Lomas de Altamira, un complejo residencial privado al sur de la ciudad capital y con vistas panorámicas al volcán de San Salvador.  

El banco estatal, que tiene como principal objetivo apoyar a medianos y pequeños empresarios, anotó una primera hipoteca para la pareja Argueta-Ramos en el Registro de la Propiedad, Raíz e Hipoteca del Centro Nacional de Registros, en noviembre de 2019. En marzo de 2020, a días del inicio de las cuarentenas por la covid-19, anotó un aumento en el crédito. 

En los documentos públicos, el Banco señaló que la hipoteca sobre la propiedad tiene un valor de “hasta” $890,000 dólares. En la noche del lunes 27 de mayo, Javier Argueta confirmó la recepción de los créditos a través de uno de sus abogados, pero aseguró que los montos totales recibidos sobre la propiedad, que ahora “está alquilada”, fueron por $785,000.

Un crédito para un protagonista del golpe a la Sala y al fiscal general

La primera hipoteca a favor de los Argueta-Ramos fue otorgada el 14 de noviembre de 2019, en el arranque del sexto mes de gestión de Nayib Bukele. Para ese momento, Javier Argueta ya llevaba también seis meses  como asesor de despacho de la secretaría privada de la Presidencia tras haber sido reclutado de las filas de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), donde fungió como director legal durante una década, de 2009 a 2019. 

Los honorarios del cargo público con el que entró al gobierno ascienden a $5,800, según reveló La Prensa Gráfica y estaba disponible en el portal de Transparencia del Gobierno al principio de la administración Bukele, pero posteriormente fue retirado. 

Ese mismo medio también reveló que la esposa de Argueta fue ascendida de cargo en la AMP en septiembre de 2020. Pasó de ser ‘técnico administrativa’, un cargo que ostentaba desde 2013, a asesora de la dirección ejecutiva, un cargo de confianza, con un salario de $2,975, más del doble de su sueldo anterior.

El matrimonio compró la propiedad de 1,474.33 metros cuadrados el 16 de agosto de 2019 por $525,000. En la escritura, Argueta quedó con el derecho de nuda propiedad, mientras que su esposa se convirtió en usufructuaria.

Antes de la compraventa, sobre el inmueble ya existía una hipoteca otorgada a favor de la Asociación Cooperativa de Ahorro y Crédito  Visionaria (Accovi de R. L.) por  $575,000. La propiedad le pertenecía a Jorge Alberto Aguilar Herrera, un abogado con el que Argueta también hizo otros tratos inmobiliarios ajenos al crédito del banco estatal el mismo día de la compraventa de la propiedad en Lomas de Altamira. Argueta permutó (intercambió) dos de sus propiedades (una en San José Villanueva, La Libertad; y una en San Salvador, con un área de 696.72 metros cuadrados en conjunto) a cambio de otras cuatro. Una de ellas ubicada en el cantón San Antonio Abad; otras dos en la carretera al Boquerón, y una última en Joya Grande, todas en San Salvador. En conjunto, estas propiedades tienen un área de 24,496.20 metros cuadrados y fueron valoradas en $150,000. 

Tres meses después, el 14 de noviembre, el Banco Hipotecario autorizó una hipoteca a un plazo de 30 años sobre el inmueble comprado a Aguilar Herrera. De acuerdo con las escrituras, “los hipotecantes (los esposos Argueta-Ramos) valúan el inmueble hipotecado incluyendo sus mejoras, actuales y futuras construcciones, en suma de seiscientos mil dólares ($600,000)”.

El banco autorizó la hipoteca “hasta” por $600,000. Según documentos inscritos en el registro público, la primera hipoteca sobre la propiedad con Accovi de R.L. quedó cancelada el 26 de diciembre de 2019.

El 10 de marzo de 2020, dos días antes de que Bukele cerrara el país debido a la pandemia de covid-19, el Banco Hipotecario otorgó un incremento a la hipoteca autorizada en noviembre “hasta” por $890,000. 

Según la escritura disponible en el CNR, “el Banco (Hipotecario) y los hipotecantes (los esposos Argueta-Ramos) (…) convienen en incrementar el monto de hipoteca abierta antes mencionada en la suma de doscientos noventa mil dólares ($290,000). Como consecuencia del incremento del monto los hipotecantes valúan el inmueble hipotecado en ochocientos noventa mil dólares ($890,000)”.

La escritura a la que tuvo acceso este medio no detalla las razones que dieron los hipotecantes para solicitar más dinero ni los argumentos que dio la junta directiva del Banco Hipotecario para otorgarlo. 

A través de su abogado, Argueta mostró —sin dar copia— dos “mutuos” notarizados con el Hipotecario que señalan la recepción de un primer crédito en la misma fecha del otorgamiento de la hipoteca; y otro el 10 de marzo de 2020, la misma fecha en que el Banco señala ante los registros públicos el otorgamiento de un aumento en la hipoteca. Según ese otro documento, el último crédito se solicitó para adquirir otra propiedad con el inmueble de Lomas de Altamira como garantía. 

Los documentos que mostró el abogado de Argueta indican que el monto total que recibió la pareja de esposos asciende a los $785,000, con un primer crédito por $525,000 en noviembre de 2019 y un aumento de la hipoteca por $260,000 en marzo de 2020. 

Según estos documentos, el matrimonio recibió hasta $260,000 en créditos por encima del precio de compraventa del inmueble en Lomas de Altamira. 

Ante el banco, según los documentos presentados por el abogado, Argueta planteó que el aumento en el crédito respondía al interés por otra propiedad identificada por una matrícula única. En los registros públicos, ese número está anclado a una propiedad de 330 metros cuadrados en la residencial Cumbres de Cuscatlán que Javier Argueta adquirió por un monto de $315,000 el mismo día en que le fue autorizado el incremento. Casi cuatro años más tarde, el 24 de febrero de 2024, la propiedad fue vendida a un tercero por $448,000, según el registro público.

En el primer gobierno de Nayib Bukele (asumirá el 1 de junio un segundo mandato que viola hasta seis artículos de la Constitución que prohíben su continuidad en la Presidencia) Argueta fue uno de los principales asesores y voceros utilizados por la Presidencia para justificar algunos de los actos autoritarios más emblemáticos del mandatario. 

Entre estos destacan la toma militar de la Asamblea Legislativa el 9 de febrero de 2020, los decretos ejecutivos con los que Bukele extendió cuarentenas durante la pandemia de covid-19, y con los cuales Argueta salía a cuestionar a los magistrados de la Sala de lo Constitucional que los revertían. El 1 de mayo de 2021, ese precedente fue una de la piedras angulares con las cuales la Asamblea dominada por el partido de Bukele realizó las destituciones irregulares de los magistrados de la Sala de lo Constitucional y del fiscal general.

En septiembre de 2021, el asesor también fue pieza clave para que los magistrados del Tribunal Supremo Electoral dieran como válido un comentario de los magistrados impuestos por el oficialismo en la Corte Suprema que abrió las puertas a  la candidatura inconstitucional a la reelección de Bukele, según reveló GatoEncerrado. 

En julio de 2022, Argueta fue incluido en la lista de funcionarios antidemocráticos y corruptos, la llamada Lista Engel del Departamento de Estado de Estados Unidos, porque “socavó los procesos o las instituciones democráticas al dirigir la destitución de cinco magistrados del Tribunal Supremo y del Fiscal General en un proceso inusual en aparente contravención de los procesos establecidos en el artículo 186 de la Constitución, que exige la selección de dichos magistrados a partir de una lista de candidatos elaborada por el Consejo Nacional del Poder Judicial”.

Para ese momento, según su abogado, su representado ya no laboraba en la Casa Presidencial. “Comparto del portal de transparencia. Y tal como aparece ahí, él ya no trabaja en CAPRES a partir del 16 de mayo de 2022”, compartió el abogado junto a una imagen de la ficha de Argueta con la leyenda “NO VIGENTE”.

El 8 de marzo de 2024, la oficina de acceso a la información de la Presidencia respondió que la información relativa a los contratos que Argueta ha firmado con la institución y los cargos que ha desempeñado son información confidencial y que para revelarlos se requiere “el consentimiento de los individuos”.

Los favores del Banco Hipotecario en el gobierno Bukele

La propiedad hipotecada en Lomas de Altamira está ubicada en un complejo residencial que también cuenta con un bosque privado, es sede residencial de integrantes del cuerpo diplomático acreditado en El Salvador  y fue el lugar en el que el expresidente Mauricio Funes habitó una lujosa propiedad que, según una investigación periodística de El Faro, está vinculada a una trama de favores entre el expresidente, uno de sus exfuncionarios y un crédito del Banco Hipotecario. Esta propiedad está incluida en uno de los siete casos de corrupción por los que Funes es perseguido en el país mientras continúa asilado en Nicaragua.

Desde los 15 años previos al gobierno Bukele, el Banco Hipotecario ha estado en la mira del sistema de justicia salvadoreño por haber servido de caja chica en millonarios desvíos de fondos públicos para alimentar ‘partidas secretas’ durante las presidencias de Elías Antonio Saca (2004-2009), Mauricio Funes (2009-2014) y Salvador Sánchez Cerén (2014-2019).

En el quinquenio Bukele, junto a los Argueta-Ramos, el Banco ha otorgado créditos con superávit a 27 funcionarios y tres primos de Bukele que recibieron en conjunto más de $5.9 millones en préstamos del banco estatal sobre 28 inmuebles. $4.9 millones de estos procesos fueron revelados en una investigación publicada por la Redacción Regional y Focos en febrero pasado.

En el mismo periodo, el Hipotecario también otorgó un crédito por 1 millón de dólares a uno de los principales contratistas del gobierno durante la pandemia por covid-19, pese a que en el proceso incumplió sus normativas internas, según una investigación de Revista Factum para ‘Los favores del Banco Hipotecario’, una entrega especial junto a Redacción Regional y Focos sobre el reparto de fondos discrecionales del banco estatal.

Con estos créditos, los beneficiarios —entre estos ministros, secretarios del gabinete, 12 diputados de Nuevas Ideas que ganaron la reelección en los comicios de marzo pasado, un empresario y tres primos del presidente— compraron viviendas de lujo, terrenos de playa y en zonas exclusivas del área metropolitana.

En el caso de funcionarios o empleados públicos pagados por el Estado, el caso del exasesor Argueta destaca del resto por ser el más oneroso y coincide con 14 casos en los que los créditos fueron otorgados sobre inmuebles que ya habían sido adquiridos con anterioridad y cuyos precios de compraventa fueron inferiores al monto de las hipotecas.

La diferencia entre la compra y el préstamo del asesor de despacho y su esposa es mayor incluso que el que recibió la vicepresidente de la Asamblea, Suecy Callejas, quien fue beneficiada con una hipoteca de $111,000 por encima del valor de la compraventa de una propiedad adquirida en 2021.

Todos estos créditos fueron aprobados por una junta dirigida por Celina Padilla, designada por el presidente Bukele en el cargo y vinculada a uno de los fundadores de Nuevas Ideas, el exdirector del Fovial y de la Dirección de Obras Municipales Álvaro O’Byrne, con quien recibió un crédito hipotecario por hasta $260,000.

El Banco Hipotecario de El Salvador es una institución financiera y sus acciones son propiedad estatal. Hasta el 31 de diciembre de 2023, contaba con un monto total activos de $610,015,204, que incluyen títulos, préstamos, bienes recibidos en pago y cuentas por cobrar, según los balances del Registro de Comercio. La calificadora de riesgos Pacific Credit Rating (PCR, por sus siglas en inglés) detalló que el 96 % de las acciones del banco pertenecen al Fondo de Saneamiento y Fortalecimiento Financiero (FOSAFFI).

Consultada sobre los nuevos hallazgos, la expresidenta de la junta directiva del banco dijo que no daría detalles sobre los préstamos otorgados en su gestión. “El Banco Hipotecario es un banco comercial y se rige por la Ley de Bancos, al igual que todos los otros bancos comerciales. Usted está entendiendo e interpretando a su propio juicio”, dijo la exfuncionaria el 21 de mayo a través de una llamada telefónica. También se le solicitó una entrevista para que explicara los argumentos legales con los que aprobaron los créditos, pero respondió a través de WhatsApp que no puede revelar secretos bancarios.

Revista Factum: https://www.revistafactum.com/exasesor-de-bukele-hipotecario/