Select Page

Both the electoral and post-electoral processes were full of technical, human, and logistical difficulties, according to the Electoral Observation Mission (MOE) of the Organization of American States (OAS).

In its second observation report, the MOE indicated that the Supreme Electoral Tribunal (TSE) did not exercise its role as the highest authority in electoral matters.

The TSE swore in the final scrutiny tables’ members on February 6, who effectively began tasks on February 7. On February 11, the vote-by-vote counting for the Assembly began. From this point on, the MOE noted that this stage was delayed due to delays in issuing accreditations and integrating the tables.

“This stage of the process was marked by the electoral authority’s lack of control over procedures,” reads the report.

First, they point out the lack of technical competence of the people who carried out the process. Also, the tribunal lacked criteria for forming the work teams.

“The Mission highlights the selection and training of personnel, the absence and delay of members of the Municipal (JEM) and Departmental (JED) Electoral Boards, and the lack of standardized criteria for forming work teams,” said the Mission.

For this stage, several observers from different political parties told El Diario de Hoy that an Election Monitoring Board (JVE) representative from Nuevas Ideas would suddenly arrive at the tables where the scrutiny showed a high count of votes for parties opposing Nuevas Ideas.

The observers noticed that Nuevas Ideas activated a “red code” which the TSE never explained if it was part of its protocol. They would restart the voting registration system under orders from Nuevas Ideas.

Another aspect highlighted by the OAS’s MOE referred to delays in issuing and a lack of control of accreditations for entry to the facilities where the scrutiny was taking place.

“Observers were able to verify, at different times, the presence of people without credentials within the premises and the transfer of credentials between allied parties, given that they were not personalized,” the report notes.

The VAMOS party denounced that some Nuevas Ideas supporters wore vests from allied parties such as Cambio Democrático (CD) to have more than one observer from the same party at the same table.

The Mission noted in its report that the number of observers established per political party was not respected, and Nuevas Ideas had a “much larger” number of people than the rest.

El Diario de Hoy attended each day of the scrutiny and saw that more and more observers and Nuevas Ideas supporters crowded the Adolfo Pineda gymnasium, even taking over the space assigned to various media.

Continuing on the lack of training of scrutineers and collaborators, the Mission observed that the training provided to table personnel covered both procedural and computer-related topics for system use.

However, they noted that in practice, this training and the guidelines given to table members were insufficient: “The Mission observed ignorance and lack of uniformity in procedures and that the materials did not necessarily respond to the cases presented.”

The MOE-OAS illustrated this with the case that during all the scrutiny days, members of a vast majority of observed tables did not verify the signature register with the number of ballots used, even though the guidelines required it.

Observers from different political parties pointed out that they told the tables it was necessary to comply with the process and adhere to the guidelines issued by the Electoral Tribunal: “The Mission also noted that contradictory instructions were given by TSE representatives regarding the need for this verification.”

However, some observers who did not belong to parties related to Nuevas Ideas even received threats.

In Wendy Alfaro’s case, who ran for deputy, while overseeing a table, she made a remark and received a warning from the data entry clerk, who indicated that she had the authority to alert the authorities to remove her from the scrutiny for “hindering the process”.

This phenomenon resulted in some act records noting that the electoral package contained a number of ballots different from the corresponding 700.

For example, in act 6747 it was noted that the electoral package contained 900 ballots, representing 200 extra ballots, and in act 6787 the marked ballots exceeded the total number of people who attended to vote. These anomalies were repeated with a good number of electoral packages.

One action denounced during the process, regarding the OAS observation, is that the Tribunal eventually concluded that it would not reclassify challenged or null votes.

However, some tables reclassified as null votes those ballots containing crossed votes for parties unrelated to Nuevas Ideas. They also reclassified as valid those that were null, assigning votes to the official party, according to various observers.

“Observers of the Mission were able to verify that the different times for processing acts were related not only to the operators’ capacity but also to their willingness to do so,” it added.

Technological Failures

The Mission also observed technological failures that, according to the TSE, were due to the “high number of data processed simultaneously and congestion in the transmission network.”

The OAS observers noted that the partial results of the vote count were not projected in the operation rooms and that the Tribunal’s website began to be fed and published the progress only on February 16, that is, five days later. This measure was not only pointed out by political parties but also by citizens.

To date, the Tribunal has not given its Information Systems Manager, Ignacio Villagrán, the opportunity to explain to the public the delay of this digital tool. Only space was granted to express in the second electoral simulation that the system “was ready and improved.”

“In addition, the Mission noted that information about the number of tables attended by the collegial body in the second instance and the resolutions regarding them was not disseminated,” the report states.

In this context, the Observers Mission underscored the importance of transparency and information publicity for citizen and partisan monitoring of election results.

The Nuestro Tiempo party acknowledged this failure of the Tribunal as further evidence of “improvisation” and that they had lost control of the electoral process.

EDH: https://www.elsalvador.com/noticias/nacional/oea-escrutinio-de-votos-tse-delitos-electorales/1124736/2024/

OEA: el proceso postelectoral fue deficiente, lento y desorganizado

Tanto el proceso electoral como post electoral estuvo repleto de dificultades tanto técnicas, de talento humano y de logística, evidenció la Misión de Observación Electoral (MOE) de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

En su segundo informe de observación, la MOE señaló que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no ejerció su calidad de autoridad máxima en materia electoral.

El TSE juramentó el 6 de febrero a los integrantes de las mesas de escrutinio final, que efectivamente empezaron las tareas el 7 de febrero. El 11 de febrero, iniciaron los trabajos de conteo voto por voto para la Asamblea. A partir de esto, la MOE señaló que esta etapa estuvo retrasada por demoras en la emisión de acreditaciones y en la integración de las mesas.

“Esta etapa del proceso estuvo marcada por la falta de control por parte de la autoridad electoral sobre los procedimientos”, se lee en el informe.

En primer lugar señalan la falta de competencia técnica de las personas que llevaron a cabo el proceso, asimismo, el tribunal careció de criterios para la conformación de los equipos de trabajo.

“La Misión destaca la selección y capacitación del personal, la ausencia y retraso de miembros de las Juntas Electorales Municipales (JEM) y Departamentales (JED), y la falta de criterios estandarizados para la conformación de los equipos de trabajo”, señaló la Misión.

Para esta etapa, diferentes vigilantes de los partidos políticos relataron a El Diario de Hoy que de parte de la Junta de Vigilancia Electoral (JVE) el representante de Nuevas Ideas llegaba de sorpresa a las mesas en las que el escrutinio llevaba un alto conteo de votos para partidos contrincantes de Nuevas Ideas.

Los vigilantes observaron que los de Nuevas Ideas activaban un “código rojo” del cual el TSE nunca explicó si era parte de su protocolo, y así reiniciaban por órdenes de Nuevas Ideas el sistema de registro de votación.

Otro aspecto evidenciado por la MOE de la OEA se refirió a los retrasos en la emisión y falta de control de acreditaciones para la entrada a las instalaciones donde se llevaba a cabo el escrutinio.

“Las y los observadores pudieron constatar, en distintos momentos, la presencia de personas sin credenciales dentro del recinto y la transferencia de credenciales entre partidos afines, dado que las mismas no eran personalizadas”, señaló el informe.

El partido VAMOS denunció que hubo militantes de Nuevas Ideas que se colocaron chalecos de partidos aliados como Cambio Democrático (CD) para que hubiera más de un vigilante del mismo partido en la misma mesa de trabajo.

La Misión en su informe tomó nota de que no se respetó el número de vigilantes establecido por partido político y que Nuevas Ideas contó con una cantidad de personas “muy superior” que el resto.

El Diario de Hoy asistió a cada día de escrutinio, y evidenció que cada día más vigilantes y militantes de Nuevas Ideas abarrotaron el gimnasio Adolfo Pineda, y llegaban incluso a tomarse el lugar asignado para los diferentes medios de comunicación.

Siguiendo con la falta de capacitación de las y los colaboradores del escrutinio, la Misión observó que la capacitación brindada al personal integrante de las mesas abarcó tantotemáticas procedimentales como de informática para el uso del sistema.

Sin embargo señalaron que en la práctica, este entrenamiento y el instructivo dado a los miembros de mesa fueron insuficientes: “La Misión observó desconocimiento y falta de uniformidad en los procedimientos, así como que los materiales no necesariamente respondían a los casos presentados”.

La MOE-OEA ejemplificó con el caso de que durante todos los días del escrutinio los integrantes de una gran mayoría de las mesas observadas no cotejó el padrón de firmas con la cantidad de boletas utilizadas, a pesar de que así lo establecía el instructivo.

Las y los vigilantes de los diferentes partidos políticos señalaron que indicaban a las mesas que era necesario hacer efectivo el proceso, para dar cumplimiento al instructivo emitido por el Tribunal Electoral: “Asimismo, la Misión tomó nota de que se dieron instrucciones contradictorias por parte de representantes del TSE sobre la necesidad de realizar esta verificación”.

Sin embargo, algunas vigilantes que no eran de partidos afines a Nuevas Ideas incluso recibieron amenazas.

En el caso de Wendy Alfaro, quien fue candidata a diputada, mientras vigilaba en una mesa hizo la observación y recibió una advertencia de la digitadora, quien le indicó que ella tenía facultad para alertar a las autoridades para que la sacaran del escrutinio por “obstaculizar el proceso”.

Este fenómeno terminó en que algunas actas tienen en sus observaciones que el paquete electoral contenía un número de papeletas diferente a las 700 correspondientes.

Por ejemplo, en el acta 6747 se constató que en el paquete electoral se encontraron 900 papeletas, lo que representa 200 papeletas de más y en el acta 6787 las papeletas marcadas superaban el número de papeletas votadas al número total de personas que asistieron a votar. Estas anomalías se repitieron con una buen número de paquetes electorales.

Una de las acciones que se denunció durante el proceso, referente a la observación de la OEA, es que el Tribunal terminó concluyendo en que no se iban a recalificar los votos impugnados, ni nulos.

Sin embargo, en algunas mesas se recalificaron como votos nulos aquellas papeletas que contenían votos cruzados para perfiles de partidos no allegados a Nuevas Ideas, también se recalifican como válidos aquellos que eran nulos para asignar votos al partido oficial, según denunciaron los diferentes vigilantes.

“Las y los observadores de la Misión pudieron constatar que los diferentes tiempos de procesamiento de actas estuvieron relacionados no solo con la capacidad de trabajo de los operadores, sino también con su predisposición para hacerlo”, añade.

Fallas tecnológicas

La Misión observó también fallas tecnológicas que, según el TSE, se debieron al “alto número de datos procesados en simultáneo y a la congestión en la red de transmisión”.

Las y los observadores de la OEA señalaron el hecho de que no se proyectaron los resultados parciales del conteo de votos en los salones de operación, y que la página web del Tribunal empezó a alimentarse y a publicar el progreso recién el viernes 16 de febrero, es decir, cinco días más tarde. Esta medida no solo fue señalada por los partidos políticos, sino por la misma ciudadanía.

A la fecha, el tribunal no ha cedido el espacio a su jefe de Sistemas Informáticos, Ignacio Villagrán, para explicar a la ciudadanía el retraso de esta herramienta digital. Solamente se le concedió el espacio para manifestar en el segundo simulacro electoral que el sistema “estaba listo y mejorado”.

“Sumado a lo anterior, la Misión tomó nota de que no se difundió información sobre la cantidad de mesas que atendió el cuerpo colegiado en segunda instancia ni sobre las resoluciones respecto de estas”, reza el informe.

En ese marco, la Misión de Observadores subrayó la importancia de la publicidad de la información y de la transparencia para el acompañamiento ciudadano y partidario de los resultados de los comicios.

El partido Nuestro Tiempo reconoció esta falla del Tribunal como una muestra más de “improvisación” y de que habían perdido el control del proceso electoral.

EDH: https://www.elsalvador.com/noticias/nacional/oea-escrutinio-de-votos-tse-delitos-electorales/1124736/2024/