Select Page

The president of the Supreme Electoral Tribunal (TSE) in El Salvador, Dora Martínez, said on Tuesday, February 6, in a private meeting with the leaders of political parties, that she suspects that the collapse of the transmission system that provoked the total failure of the preliminary vote count in the presidential and legislative elections on Sunday, February 4, could have been intentionally provoked. She then claimed that she will file a criminal complaint with the Attorney General’s Office. In audio recordings of that meeting obtained by El Faro, Martínez added that she finds it “tendentious” that “half of those [ballot boxes] had a security paper [certificate of chain of custody], and the other half no.”

“We do not discard the possibility that they intervened in order for things to occur as they did,” she told the party leaders gathered in the Hilton Hotel in San Salvador, where the TSE has set up its temporary offices for the election. In the audio she did not specify who “they” were. El Faro sought comment from Martínez but received no answer.

Martínez and Ignacio Villagrán, the TSE’s head of information technology, explained a series of technical and logistical failures of the Sunday count and transmission of results, including internet outages in some voting centers; the sparse training of staff to react to the crisis; and the absence of key electoral materials like security paper, to print the acts upon which the votes were to be tallied and transmitted.

A source present in that meeting gave El Faro four audio recordings spanning almost two hours. Not only leaders of the TSE spoke, but also delegates of the parties, including the ruling party Nuevas Ideas, represented by Bukele’s chief of cabinet, Carolina Recinos. The source told El Faro that the audios would show Martínez speaking of an apparent boycott, or, in the source’s words, “an inside job.” Another source present in the meeting confirmed the topics addressed by Martínez.

From the close of the polls until the private meeting past noon on Tuesday, TSE officials offered no public explanations of the failures. At the meeting, Martínez began: “The Tribunal accepts what happened. We do not exclude ourselves from responsibility.” She continued: “Obviously, a report will be filed with the Attorney General so that he investigates that part, because each head [of section] had their assignment, the deputy heads had their directions, and there are things that must be clarified. We will not cover for anybody, nor be blamed for the actions of the [section] heads, who had their obligations and did not meet them.”

Election-day irregularities

These remarks from the TSE president do not elucidate the details of what occurred on Sunday night and early Monday, but they add to the complaints and doubts expressed by political parties and a segment of the public about the trustworthiness of the electoral process. The reproaches began in the first hours of election day, relating to the staffing of the voting stations (JRV, by their initials in Spanish) primarily with members of the governing party, who also took positions assigned to other parties and to non-partisan participants who electoral authorities had officially appointed by raffle.

Later in the day, reports emerged of irregularities including illegal campaigning by Nuevas Ideas at voting centers, errors in the electoral roll used in the diaspora vote, and, after the polls closed at 5pm in El Salvador, official opacity as to the reasons for the failure to project the preliminary results. After 10pm, the system transmitting the preliminary vote count collapsed. Until early Monday, the official website displayed the purported results of 31 percent of the presidential votes, but the ballots supposedly counted plus those reportedly not cast almost doubled the votes displayed.

The next day, Monday, photos began to circulate on social media of packets of ballots in poor shape, which had apparently been opened, stored in unauthorized black plastic bags, or abandoned at voting sites. A number of public reports from those who staffed the JRV stations multiplied and rumors circulated that the ballots themselves had been altered.

In the private meeting on Tuesday, Martínez said on behalf of the Tribunal that “we will find those responsible, because those packets pass through quality control, and it seems tendentious to me that half of them did show the security paper, and the other half no.”

On Wednesday morning El Faro requested that the head of press at the TSE expand on Martínez’s remarks, but after reading the messages he did not respond.

The Tribunal’s first and only post-election press conference thus far was on Monday and lasted just ten minutes. Martínez only said in public that the system had failed, and that “to guarantee the transparency of the results” the magistrates had ordered a recount of 30 percent of presidential ballots (those that were never transmitted) and 100 percent of the legislative ones, which they were altogether unable to process.

In the coming days electoral authorities will also conduct the final review of the presidential votes that were transmitted from the voting centers to the National Election Results Processing Center (CNPRE), a total of 70 percent of the 8,562 acts.

Logistical chaos

In every election, the Attorney General of the Republic assigns an electoral prosecutor, the chief authority tasked with investigating any infraction of electoral rules. To date, neither Attorney General Rodolfo Delgado nor Electoral Prosecutor Alma Campos have made any statements on the vote-count anomalies in the electoral process.

But on Sunday afternoon Delgado did write on X about issues with the diaspora vote: “We have received reports that, under the operation of INDRA [the IT company contracted to transmit and process the results], voters abroad are not being allowed to exercise their right. I want to be emphatic in reiterating that my Office will charge anyone committing a crime. All the voters who were left waiting and arrived before the polls closed should be allowed to vote. Salvadorans should not pay for the errors committed by this company and by the TSE.”

Delgado was present on Tuesday at TSE headquarters, but he did not address the press. The Tribunal announced on Monday that voting at three centers in the United States would be repeated, but the next day reversed the agreement, asserting that various opposition parties had criticized the legality of the measure.

In the closed-door meeting, Villagrán, the head of IT, explained that part of the count and transmission problem was that the TSE had not distributed enough paper security certificates in order to elaborate the acts. Each security certificate carries a folio number and other elements that guarantee the authenticity of the paper, on which are registered the total number of votes using a voting center laptop. The paper is then scanned and transmitted to the CNPRE for the processing and automatic publication of the preliminary results.

“Unfortunately,” Villagrán continued, “the paper that many of the boxes carried was scarce, and in some of them there was none. Proof of this is the fact that there was mostly enough paper for the transmission of the 6,015 acts processed in the presidential election, so in the case of the legislative election, there were definitely no more supplies left and we only managed to process around 400 acts.”

An executive official with a long tenure at the TSE told El Faro that part of the failure owed to the fact that the logistics of delivering the electoral packets to the voting centers were assigned to the Information Systems Unit (USI), which is directed by Villagrán, without coordinating with the Directorate of Electoral Organization (DOE), generally in charge of logistics.

Calls for annulment

At the private meeting Tuesday, after Martínez and Villagrán spoke, some party representatives mentioned new anomalies detected, including the TSE not credentialing party delegates to be at polling centers.

The TSE is expected to begin the final scrutiny of votes on Wednesday, which consists of reviewing each of the 70 percent of the acts effectively transmitted from JRVs around the country and abroad on Sunday. The remaining 30 percent will be manually counted starting on Thursday, February 8.

The legislative election will be processed in the same fashion, according to the authorities. TSE Magistrate Guillermo Wellman asserted on Tuesday that the final scrutiny and recount would last two weeks.

It is evident that the meeting with the TSE did not dissipate opposition parties’ doubts. Arena requested that the February 4 election be annulled in case of the decision of an extended election in the United States. Pointing to the recent diaspora voting legislation passed by the Nuevas Ideas-dominated Assembly, Carlos García Saade, president of Arena, believes that the TSE —whose independence was called into question just days before the vote by journalistic investigations— tried to manipulate the election so that more diaspora voters would participate: “They [Nuevas Ideas] didn’t have enough votes [to control the next legislature], so they wanted to bring more in from abroad, which would be counted in San Salvador.”

Claudia Ortiz, an opposition legislator and candidate for reelection in San Salvador with the Vamos party, said on Tuesday afternoon that the TSE could not guarantee that the chain of custody of the electoral packets and acts was respected, making room for the annullment of the elections.

El Faro (Original English version): https://elfaro.net/en/202402/el_salvador/27240/TSE-President-Admitted-Irregularities-and-“Possible-Intervention”-in-Salvadoran-Election.htm

Presidenta TSE: “No descartamos hayan intervenido para que las cosas sucedieran como sucedieron”

La presidenta del Tribunal Supremo Electoral, Dora Martínez, dijo este martes 6 de febrero, durante una reunión privada con los líderes de los partidos políticos, que sospecha que el fracaso en la transmisión de resultados y conteo preliminar de las elecciones presidenciales y legislativas del 4 de febrero pudo haber sido provocado, y asegura que hará una denuncia a la Fiscalía General de la República. El Faro consiguió audios de esa reunión, donde también se escucha a Martínez asegurar que le parece “tendencioso” que “la mitad de esos (paquetes electorales) sí llevaba papel de seguridad y la otra mitad, no”. Las explicaciones dadas por Martínez no fueron más específicas y abren más dudas sobre el proceso. 

“No descartamos, posiblemente, que hayan intervenido para que las cosas sucedieran como sucedieron”, se escucha decir a Martínez en una parte de la reunión ocurrida en un salón del hotel Hilton (antes Crown Plaza) de San Salvador donde ella e Ignacio Villagrán, jefe de informática del TSE, explican las fallas técnicas y logísticas del domingo. Tras decir esa frase, no mencionó quién pudo haberlas provocado y se refirió a otros aspectos concretos: la falla en la conectividad a internet de algunos centros de votación que impidió la transmisión, la escasa capacitación del personal en las mesas para reaccionar a cuando el internet fallara, y la ausencia de material electoral clave para levantar las actas donde se registran los votos.

Una fuente que estuvo en esa reunión entregó a El Faro cuatro archivos de audio que en total suman casi dos horas, en las que hablan no solo jefaturas del TSE sino también delegados de los partidos contendientes, incluyendo Nuevas Ideas, que nombró a Carolina Recinos, comisionada presidencial para coordinar el gabinete de gobierno, como su representante. Al entregar los audios, la fuente indicó a El Faro que en ellos se escucharía a la presidenta Martínez hablar de un aparente boicot, “una mano amañada desde adentro”, dijo. Otra fuente de uno de los partidos políticos que asistió a la reunión confirmó que escuchó lo mencionado por Martínez.   

La reunión ocurrió al mediodía del 6 de febrero. Ahí, Martínez y su equipo rindieron cuentas. “El Tribunal asume lo que pasó, no nos estamos excluyendo de responsabilidad”, dijo, y en seguida agregó que tenía sospechas de que hubo un intento de boicot en el proceso que su institución dirigió. “Obviamente, habrá denuncia a la Fiscalía para que investigue esa parte, porque cada jefe tenía su función, los subjefes tenían su dirección, y ahí hay cosas que hay que aclarar. Nosotros no vamos a ser tapadera de nadie, ni responsabilizados por la función de los jefes que estaban obligados a hacerla y que no la hicieron en ese sentido (sic)’, se escucha decir en el audio. 

Las palabras de la presidenta del TSE en esa reunión no aclaran del todo lo ocurrido, pero caminan en el sentido de las quejas y dudas de candidatos y partidos políticos sobre la fiabilidad del proceso electoral. Los reclamos, de hecho, surgieron en las primeras horas del mismo 4 de febrero y cuestionaban el desbalance en la conformación de las Juntas Receptoras de Votos. Decían, por ejemplo, que los integrantes de las mesas electorales, en su mayoría, eran de Nuevas Ideas, el partido oficial, y que estos habían ocupado puestos destinados a representantes de otros partidos o ciudadanos apartidarios que habían salido sorteados para trabajar en las mesas. 

A lo largo del día se sumaron quejas sobre campaña en los centros de votación, irregularidades en el voto de los salvadoreños en el extranjero y, una vez cerradas las urnas, poca transparencia sobre las razones detrás del fracaso del sistema informático que iba a servir para la transmisión de datos preliminares. Además, el lunes 5 de febrero, se comenzaron a viralizar fotografías en redes sociales de paquetes electorales en mal estado, con apariencia de haber sido abiertos, o en bolsas de plástico negro que no son las bolsas oficiales que se debían usar.

En la reunión privada, Martínez asumió con mayor claridad la responsabilidad del TSE sobre el fracaso de la transmisión de resultados preliminares: ‘Nosotros no nos estamos excluyendo de responsabilidad, porque también el Tribunal asume lo que pasa, pero también les quiero decir algo: nosotros vamos a deducir responsabilidades porque esos paquetes pasan por un control de calidad, y me parece tendencioso que la mitad de eso sí llevaban papel de seguridad y la otra mitad no. O sea, aquí no estamos hablando… ustedes saben cómo el tribunal se ha manejado y todo eso”, dijo Martínez.  

Se pidió una reacción al jefe de prensa del TSE en la mañana del 7 de febrero, para comprender más sobre las sospechas que tiene la presidenta Martínez. Aunque el jefe de prensa leyó los mensajes, no hubo respuesta después de la 1 de la tarde.

El lunes 5, en una corta cadena nacional de 10 minutos, Martínez solo había admitido que el sistema falló y que “para garantizar la transparencia de los resultados” ordenaban que se volviera a contar el 30 % de las papeletas de la elección presidencial y el 100% de las legislativas, que no se habían logrado procesar. A partir de entonces, las denuncias de personas que trabajaron en JRV se multiplicaron en redes sociales y hasta se llegó a rumorar que las actas y las papeletas habían sido alteradas porque se había roto la cadena de custodia de ese material electoral.

La reunión entre el TSE y los partidos no fue pública y ocurrió después del mediodía en el hotel Crown Plaza de San Salvador, donde el TSE ha instalado sus oficinas temporales y donde el proceso electoral seguirá su curso estos días, con la revisión final de las actas de la votación presidencial que sí se lograron transmitir. Solo el 70 % de las actas se logró transmitir desde los centros de votación hasta el Centro Nacional de Procesamiento de Resultados Electorales (CNPRE) ubicado en la Cooperativa de la Fuerza Armada.

La Fiscalía General de la República nombra un fiscal electoral, que es la autoridad responsable de perseguir cualquier infracción en el proceso. Hasta el momento, ni el fiscal general Rodolfo Delgado ni Alma Campos, la fiscal electoral, se han pronunciado sobre las anomalías suscitadas en la votación. Delgado escribió en su cuenta de X durante la tarde del domingo 4: “Se nos ha reportado que, por disposición de INDRA (empresa informática encargada de transmisión y procesamiento de datos), no se está permitiendo que votantes en el exterior, ejerzan su derecho. Quiero ser enfático en reiterar que la Fiscalía procesará a quien cometa delito. A todos los votantes que estaban esperando y que llegaron antes de la hora de cierre, se les debe permitir votar. Los errores cometidos por esta empresa y por el TSE no los deben pagar los salvadoreños”, fue lo único que dijo. 

Delgado estuvo en el hotel el martes 6, pero no brindó nuevas declaraciones a la prensa. Las anomalías que él denunció en su cuenta de X sobre el voto en el extranjero provocó que la elección en tres centros de votación en Estados Unidos tuviera que repetirse, según un acuerdo tomado por el TSE el lunes 5. Sin embargo, al día siguiente, el TSE echó para atrás ese acuerdo, aduciendo que partidos contendientes habían criticado la medida. Todo indica que cientos de salvadoreños que se quedaron sin poder votar en Estados Unidos, a pesar de haber hecho fila a tiempo, no podrán votar.

En la reunión a puerta cerrada, el jefe de informática, Ignacio Villagrán, explicó que parte del problema fue que en los paquetes electorales que el TSE distribuyó a las JRV no iba suficiente papel de seguridad para elaborar las actas con el conteo de votos. El papel de seguridad tiene un número de folio y otros elementos que dan certeza de la procedencia del papel, que es utilizado al cierre de las votación y se usa para imprimir en él, el consolidado de votos una vez se han procesado en la laptop. Ese papel se escanea y se transmite al CNPRE para que se divulgan los resultados preliminares. 

Villagrán dijo que “lamentablemente, el papel que llevaba muchas cajas era bien escaso y en algunas no iba, entonces, prueba de ello es que la transmisión para Presidente de la República sí alcanzó, en la mayoría, el papel y pudieron hacer la transmisión que representó eso que llegamos a tener: 6,015 actas procesadas con resultados. Y, de la Asamblea Legislativa, como ya definitivamente no había insumos, sólo logramos procesar alrededor de 400 papeletas”.

Una fuente ejecutiva del TSE y con larga trayectoria en la institución aseguró a El Faro que parte de la explicación de por qué no iba papel de seguridad es la logística de la entrega de los paquetes electorales en los centros de votación estuvo a cargo de la Unidad de Sistemas Informáticos (USI); es decir, la unidad que dirige Ignacio Villagrán. La fuente agregó que en esta ocasión el TSE decidió que la USI entregara los paquetes electorales sin coordinar con la Dirección de Organización Electoral (DOE), que suele encargarse de procesos logísticos.

Después de esas y otras explicaciones, algunos representantes de partidos políticos tomaron la palabra en la reunión y mencionaron otras anomalías que habían detectado: desde que el TSE no entregó credenciales a sus delegados para que estuvieran en los centros de votación, hasta las fallas tecnológicas y la falta de papel de seguridad.

Este miércoles 7, el TSE comenzó el escrutinio definitivo, que consiste en la revisión de las actas que las JRV de todo el país lograron levantar y transmitir. Normalmente, este proceso llega después de que el TSE ya ha anunciado resultados preliminares, pero el domingo quedó claro que estos no iban a poder ser presentados a la población. El TSE informó que solo el 70 % de las actas de la elección presidencial se había logrado transmitir y que por eso habían decidido pasar directamente al escrutinio final.

El restante 30 % de los votos que no pudo ser transmitido será contado nuevamente de manera manual a partir del próximo jueves 8 de febrero en otro lugar que no será el hotel Crown Plaza. En la reunión con los partidos, el ingeniero Roberto Mora, jefe de planeación estratégica y gestión de calidad del TSE, adelantó que posiblemente el lugar a usar sería el estadio nacional de fútbol Jorge Mágico González y que ahí se iban a colocar entre 300 y 400 mesas para contar los votos, papeleta por papeleta.

También la elección legislativa será procesada de esa manera, contando voto por voto, según lo dicho por las autoridades. El magistrado Guillermo Wellman aseguró el martes 7 que el escrutinio final y el recuento voto por voto podría durar dos semanas. 

Después de la reunión, las dudas entre los políticos de oposición se mantuvieron vigentes y algunos partidos, como Arena, pidieron que la elección del 4 fuera anulada. Carlos García Saade, presidente arenero, explicó su postura, y dijo que la elección debía anularse si se tomaba la decisión de que la votación en Estados Unidos se repitiera. A juicio de Garçia, parece que el TSE —cuya independencia ha sido cuestionada por publicaciones periodísticas— intentaba manipular la votación para que más gente fuera a votar. “Como no les dan los votos, quieren meter más votos desde el exterior, que van para San Salvador”, dijo García. La Asamblea Legislativa dominada por Nuevas Ideas aprobó la ley de voto en el exterior que determinó que el sufragio de los votantes con residencia en el extranjero, en las legislativas, se contabilice como parte de la jurisdicción de San Salvador.  

Claudia Ortiz, diputada de Vamos y candidata a la reelección por San Salvador, dijo por la tarde del martes 6 que si el TSE no podía dar garantías de que la cadena de custodia de los paquetes electorales y las actas se respetó, que valía la pena considerar la nulidad de las elecciones.

El Faro: https://elfaro.net/es/202402/el_salvador/27239/presidenta-tse-no-descartamos-hayan-intervenido-para-que-las-cosas-sucedieran-como-sucedieron-habra-denuncia