Select Page

The news spread like wildfire a couple of months ago. Elmer Canales Rivera, alias Crook de Hollywood, one of the leaders of the Mara Salvatrucha leadership, was arrested in Mexico under total secrecy and an air of mystery. Little was known about how he was captured. His extensive criminal history, links to Mexican cartels, being one of the key figures in the negotiations between gangs and Nayib Bukele’s government, and the United States seeking his head for acts of terrorism were all known. He was arrested last November 8th in Chiapas, in southern Mexico. It wasn’t until a week later that the United States Department of Justice issued a brief statement that El Crook, member of the so-called “Twelve Apostles of the Devil” (the ruling body of the Mara), was in U.S. custody after being handed over by Mexican agents at Houston International Airport.

The capture of El Crook was scandalous because Bukele’s government was supposed to have arrested him in El Salvador in June 2021. Prior to the arrest, U.S. authorities had doubts about his whereabouts and accepted as true the accounts that he had been irregularly released in November of that year, rewarded after being an indispensable element in the negotiations the gangs held with high-ranking officials of the Bukele Administration.

U.S. court documents in the case revealed that gang members were allowed in and out of prison with total impunity, and the Salvadoran press claimed that he lived a luxurious lifestyle in one of the most exclusive areas of the capital, despite Washington having requested his extradition on multiple occasions and an Interpol red notice in effect. At some point, the gang member had to hide and flee, first to Guatemala and then to Mexico. The White House held nothing back in asserting that there was a criminal pact in El Salvador that hindered El Crook’s arrival in New York, where the prosecution wanted to put him in the defendants’ box.

When they discovered that the United States was on El Crook’s trail, Salvadoran authorities began their own manhunt in an attempt to regain credibility with Washington and deny that they had made a pact with criminals, according to an investigation published by El Faro last Friday. The report tells the story of a gang member identified as Rafael Eduardo J, alias Rafa or El Chafa, who saw a golden opportunity when “the Salvadoran government embarked on a desperate race to recapture Crook and return him to El Salvador before the February 2024 elections.”

According to this investigation, Rafael was in contact for months with inspector Raúl Eduardo Reyes Escuintla, head of the Elite Division against Organized Crime and known as El Jefe Iván, and convinced him that he could organize a kidnapping operation to capture Elmer Canales Rivera in Mexico. Rafa told him that the Jalisco Nueva Generación Cartel (CJNG), one of the most powerful criminal groups in the world, could help Bukele’s government carry out the capture, and that a group of coyotes (human traffickers) had information to track him down in Mexican territory. In return, the gang member, who was a fugitive from justice and hiding in another Central American country, received thousands of dollars in “per diems” and secured the release of his sister, imprisoned for being his relative under the laws provided in the state of emergency established by Bukele in early 2022.

Rafael is not just any gang member. He is a veteran who reached the highest ranks of the Barrio 18 gang and had a seat at the negotiating table with some of the most feared criminals and powerful politicians in the truces that other administrations in El Salvador made with the gangs. He met with high-ranking officials of all colors, left and right, and became the spokesperson for his own enemies. With the experience of a good negotiator, El Chafa put a price on capturing Crook: “One million dollars for the Jalisco Nueva Generación Cartel, 250,000 dollars for the Barrio 18 Sureños, and 50,000 dollars for himself,” writes El Faro.

But it was all a hoax. “Rafael never involved his gang, never contacted the CJNG, never went to Mexico, and there were never any mobsters discussing the price of a kidnapping. What he did do was contact this newspaper and U.S. authorities,” claims the Salvadoran media outlet, which bases its investigation on audio recordings obtained from conversations between Rafa and Jefe Iván, the gang member’s own confession, and court documents that verify the story.

The Salvadoran government paid the gang member thousands of dollars and shared classified information with him in an attempt to carry out the capture, the investigation found. “My uncle [Crook] was in Miraflores, Chiapas; but being restless, he went to Guadalajara; that’s where he is. Tell that to the kid [Rafael],” reads one of the messages Inspector Reyes Escuintla sent to the gang member’s sister on October 1st, almost a month before El Crook was captured. His relative had to report to another high-ranking Salvadoran police officer to stay on the authorities’ radar.

Rafa gives a detailed account of how he deceived the police chief and told him what he wanted to hear. “Apart from the J [Jalisco Cartel New Generation], I was talking to our own people (the Barrio 18 Sureños gang) of the area where I am and where he [Crook] also moves,” he says in one of the recordings shared by the gang member himself.

Rafael was evasive when asked to give details about Canales Rivera’s whereabouts or when he was asked for specific dates to provide progress on the mission entrusted to him. “As long as I have per diems, have my sister out, I will start sitting down with these people,” he said in that conversation. El Chafa’s deceptions were credible because for years the region’s authorities have documented ties between El Salvador’s gangs and the most powerful Mexican cartels, be it CJNG, the Sinaloa Cartel, or the Zetas. This is evidenced in the judicial file of El Crook and other Mara Salvatrucha members, also known as MS-13, in the United States.

Before, El Salvador’s elite corporation against organized crime had surveyed out migrant traffickers, who dominate the criminal groups’ routes in Central America, to find El Crook. But most were reluctant to collaborate. It was one of these coyotes, as they are colloquially known, who contacted Reyes Escuintla with Rafa. “The fear they have is that El Crook will speak in the United States and take down this entire government,” said Kevin Genovés, a trafficker who was also recruited for the failed conspiracy and who complained that Bukele’s government gave practically everything that Rafael asked for, while giving nothing to the traffickers. The coyote made the accusations in a video published on social media in November 2023. A month later, Genovés was captured in El Salvador and no more was heard from him, El Faro reports.

The pact between Jefe Iván and Rafa fell apart when the media reported El Crook’s arrest in Mexico. That same November 8th, the gang member’s sister fled Salvadoran territory to avoid reprisals. El Chafa and his sister entered a U.S. authorities protection program that same month, according to the investigation.

El Salvador will hold elections on February 4th, and Nayib Bukele is the strong favorite. The president will seek re-election thanks to a ruling by the Supreme Court of Justice, controlled by ministers close to him, which overturned the previously in-force prohibition requiring him to wait ten years before running for government again. Despite scandals, corruption and repression accusations, controversial deals with gangs, the persecution of independent press, and the country’s authoritarian turn, the president boasts an approval rating of around 90%.

The day El Crook de Hollywood fell in Mexico, Bukele limited himself to sharing a winking face emoji on social media. Three weeks later, he obtained a license to launch his electoral campaign after leaving his personal secretary in charge of the government. If he gets more than 50% of the votes, there will be no need for a second round, and he will secure his re-election to be president until 2029.

El País: https://elpais.com/america/2024-01-27/la-fallida-conspiracion-para-que-el-cartel-jalisco-atrapara-a-el-crook-de-hollywood-asi-engano-un-pandillero-al-gobierno-de-bukele.html

La fallida conspiración para que el Cartel Jalisco atrapara a El Crook de Hollywood: así engañó un pandillero al Gobierno de Bukele

La noticia corrió como pólvora hace un par de meses. Elmer Canales Rivera, alias Crook de Hollywood, uno de los líderes de la cúpula de la Mara Salvatrucha, había sido detenido en México, bajo total sigilo y aires de misterio. No se supo mucho sobre cómo fue capturado. Se sabía de su extenso historial criminal, sus vínculos con los carteles mexicanos, que fue uno de los hombres clave en las negociaciones entre las pandillas y el Gobierno de Nayib Bukele y que Estados Unidos quería su cabeza por actos de terrorismo. El arresto fue el pasado 8 de noviembre en Chiapas, en el sur de México. No fue hasta una semana después que el Departamento de Justicia de Estados Unidos publicó un comunicado, en el que se señalaba de forma escueta que El Crook, miembro de los llamados “Doce apóstoles del diablo” (el órgano directivo de la Mara), ya estaba bajo custodia estadounidense tras ser entregado por agentes mexicanos en el Aeropuerto Internacional de Houston.

La captura de El Crook fue un escándalo, porque se suponía que el Gobierno de Bukele ya lo había atrapado en El Salvador en junio de 2021. Previo al arresto, las autoridades estadounidenses tenían dudas sobre su paradero y daban por ciertas las versiones de que había sido puesto en libertad de forma irregular en noviembre de ese año, premiado después de ser un elemento indispensable en las negociaciones que sostuvieron las pandillas con altos funcionarios de la Administración de Bukele.

Los documentos judiciales del caso en Estados Unidos revelaban que se permitía entrar y salir a los pandilleros de la cárcel con total impunidad y la prensa salvadoreña aseguró que vivía a todo lujo en una de las zonas más exclusivas de la capital, pese a que Washington había pedido su extradición en múltiples ocasiones y a que estaba vigente una ficha roja de la Interpol. En algún punto, el marero tuvo que esconderse y huir, primero a Guatemala y después a México. La Casa Blanca no se guardaba nada al afirmar que había un pacto mafioso en El Salvador que había obstaculizado la llegada de El Crook a Nueva York, donde la Fiscalía quería sentarlo en el banquillo de los acusados.

Cuando descubrieron que Estados Unidos estaba tras la huella de El Crook, las autoridades salvadoreñas iniciaron su propia cacería en un intento de recuperar credibilidad con Washington y desmentir que habían pactado con los criminales, según una investigación publicada por El Faro este viernes. El reportaje cuenta la historia de un pandillero identificado como Rafael Eduardo J, alias Rafa o El Chafa, que vio una oportunidad de oro cuando “el Gobierno salvadoreño emprendió una desesperada carrera para recapturar a Crook y retornarlo a El Salvador antes de las elecciones de febrero de 2024″.

Siempre según esta investigación, Rafael estuvo en contacto durante meses con el inspector Raúl Eduardo Reyes Escuintla, jefe de la División Élite contra el Crimen Organizado y conocido como El Jefe Iván, y lo convenció de que podía organizar un operativo de secuestro para atrapar a Elmer Canales Rivera en México. Rafa le dijo que el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), uno de los grupos criminales más poderosos del mundo, podía ayudar al Gobierno de Bukele a concretar la captura y que un grupo de coyotes (traficantes de personas) tenía información para rastrearlo en territorio mexicano. A cambio, el pandillero, que estaba prófugo de la justicia y se ocultaba en otro país de Centroamérica, recibió miles de dólares en “viáticos” y logró la liberación de su hermana, encarcelada por ser su familiar bajo las leyes previstas en el régimen de excepción que instauró Bukele a principios de 2022.

Rafael no es un pandillero cualquiera. Es un veterano que llegó hasta los escalafones más altos de la pandilla Barrio 18 y tuvo un lugar en la mesa de negociaciones con algunos de los criminales más temidos y los políticos más poderosos en las treguas que otras administraciones en El Salvador pactaron con las pandillas. Se sentó con altos funcionarios de todos los colores, de la izquierda y la derecha, y se convirtió en portavoz de sus propios enemigos. Con la experiencia de un buen negociante, El Chafa puso precio a la captura de Crook: “Un millón de dólares para el Cártel Jalisco Nueva Generación, 250.000 dólares para el Barrio 18 Sureños y 50.000 dólares para él”, publica El Faro.

Pero todo era un engaño. “Rafael jamás involucró a su pandilla, nunca entró en contacto con el CJNG, jamás fue a México y nunca hubo unos mafiosos discutiendo el precio de un rapto. Lo que sí hizo fue entrar en contacto con este periódico y con autoridades estadounidenses”, afirma el medio salvadoreño, que basa su investigación en audios obtenidos de las conversaciones entre Rafa y el Jefe Iván, la propia confesión del pandillero y documentos judiciales que verifican el relato.

El Gobierno salvadoreño pagó miles de dólares al pandillero y le compartió información clasificada para tratar de concretar la captura, según la investigación. “Mi tío [Crook] estaba en Miraflores, Chiapas; pero como es inquieto, se fue a Guadalajara, allá está. Eso dígale al muchacho [Rafael]”, se lee en uno de los mensajes que el inspector Reyes Escuintla envió a la hermana de el pandillero el pasado 1 de octubre, prácticamente un mes antes de que El Crook fuera capturado. Su familiar tenía que reportarse con otro alto rango de la Policía salvadoreña para mantenerse en el radar de las autoridades.

Rafa hace un recuento detallado de cómo engañaba al jefe policial y le decía lo que quería escuchar. “Aparte de la J [Cartel Jalisco Nueva Generación] estuve hablando con la gente de nosotros mismos (de la pandilla Barrio 18 Sureños) del área del lugar en el que estoy y donde él [Crook] también se mueve”, se escucha en una de las grabaciones que compartió el propio pandillero.

Rafael daba largas cuando le pedían que diera detalles sobre el paradero de Canales Rivera o cuando le pedían fechas concretas para entregar avances en la misión que le encomendaron. “Media vez yo tenga viáticos, tenga a mi hermana afuera, yo comienzo a sentarme con esta gente”, decía en esa conversación. Los engaños de El Chafa eran creíbles porque desde hace años las autoridades de la región han documentado los vínculos que existen entre las pandillas de El Salvador y los carteles mexicanos más poderosos, ya sea el CJNG, el Cartel de Sinaloa o Los Zetas. Así consta en el expediente judicial de El Crook y de otros miembros de la Mara Salvatrucha, también conocida como MS-13, en Estados Unidos.

Antes la corporación de élite contra el crimen organizado de El Salvador había sondeado con traficantes de migrantes, que dominan las rutas de los grupos criminales en Centroamérica, para dar con El Crook. Pero la mayoría se mostraban reacios a colaborar. Fue uno de estos coyotes, como se les conoce de manera coloquial, quien contactó a Reyes Escuintla con Rafa. “El miedo que ellos tienen es que El Crook vaya a hablar a Estados Unidos y se pase llevando a todo este Gobierno”, afirmó Kevin Genovés, un traficante que también fue reclutado para la fallida conspiración y que se quejó de que el Gobierno de Bukele dio prácticamente todo lo que pidió Rafael, mientras que a los traficantes no les dio nada. El coyote lanzó las acusaciones en un video publicado en redes sociales en noviembre de 2023. Un mes después, Genovés fue capturado en El Salvador y no se supo más de él, refiere El Faro.

El pacto entre el Jefe Iván y Rafa voló por los aires cuando los medios dieron a conocer el arresto de El Crook en México. Ese mismo 8 de noviembre, la hermana del pandillero huyó de territorio salvadoreño para evitar represalias. El Chafa y su hermana entraron a un programa de protección de las autoridades de Estados Unidos ese mismo mes, de acuerdo con la investigación.

El Salvador tendrá elecciones el próximo 4 de febrero y Nayib Bukele parte como el gran favorito. El presidente buscará la reelección gracias a un fallo de la Corte Suprema de Justicia, controlada por ministros allegados a él, que revocó la prohibición que estaba vigente y que obligaba a que esperara 10 años para repetir en el Gobierno. Pese a los escándalos, las acusaciones de corrupción y represión, los polémicos acuerdos con las pandillas, la persecución a la prensa independiente y el giro autoritario del país, el mandatario presume de una aprobación que ronda el 90%.

El día que cayó El Crook de Hollywood en México, Bukele se limitó a compartir en redes sociales un emoji con una cara guiñando el ojo. Tres semanas después obtuvo una licencia para emprender su campaña electoral tras dejar como encargada del Gobierno a su secretaria personal. Si obtiene más del 50% de los votos no habrá necesidad de una segunda vuelta y consumará su reelección para ser presidente hasta 2029.

El País: https://elpais.com/america/2024-01-27/la-fallida-conspiracion-para-que-el-cartel-jalisco-atrapara-a-el-crook-de-hollywood-asi-engano-un-pandillero-al-gobierno-de-bukele.html