Select Page

New evidence of the close relationship between Presidential Designee Claudia Juana Rodríguez de Guevara and Nayib Bukele is that, in 2011, when he stepped down as president of an ad agency to run for mayor of Nuevo Cuscatlán, she took his place at the company. Rodríguez also kept him on the payroll the next year as she went to work for him at the mayor’s office (2012-2015). After Bukele was later elected mayor of San Salvador (2015-2018), she became treasurer, and received $1.2 million from the capital city Mayor’s Office during Bukele’s tenure there.

The two have remained close collaborators since then. This November 30, the Legislative Assembly appointed Rodríguez as presidential designee for six months, during which time Bukele will campaign for reelection despite the fact that the Salvadoran Constitution repeatedly prohibits it.

In September 2011, six months before the Nuevo Cuscatlán mayoral election, Rodríguez was appointed president and legal representative of the ad agency NRA S.A. de C.V. Bukele had served as president of the agency for the two preceding years. In 2011 and 2012 alone, when he was both candidate and mayor, NRA paid Bukele $24,738.41 USD for professional services and salary payments, according to income statements presented by Bukele to the Treasury Ministry and newly obtained by El Faro.

That year, when Bukele launched his candidacy for the office, he declared to the Treasury that the NRA paid him $21,232.81. He also reported $2,555.56 from Obermet, a separate ad agency and political incubator of the Bukele family that received multimillion-dollar contracts during the FMLN administrations in institutions like the National Administrator of Aqueducts and Sewage (ANDA) and the National Council for Children and Adolescents (CONNA). The director of Obermet, too, was Rodríguez.

When he took office in Nuevo Cuscatlán in 2012, Bukele announced that he would donate his municipal salary to the scholarship fund. What the then-mayor did not say was that he would continue to receive income from NRA, the business directed by Rodríguez, who was hired as financial director of the Nuevo Cuscatlán Mayor’s Office. Rodríguez —who, according to her CV, studied business administration at Francisco Gavidia University and is a registered accountant— was both a municipal employee working for Bukele at the time and the president of the agency that economically sustained him.

Also in 2012, Bukele formally declared income from NRA to the Treasury Ministry of $3,515.60. This reported income was so low that, at least on paper, Bukele could have claimed a return of $395.20. El Faro could not confirm whether he did in fact file that claim. But that year, in a display of his financial holdings at the time, he personally wrote a check of $100,000 in January to a man named Eduardo Andrés Ujueta Santos, according to the Probity Unit of the Supreme Court of Justice, which later examined Bukele’s increase in patrimony as mayor of Nuevo Cuscatlán and later San Salvador.

Ujueta sold property in the upscale San Salvador neighborhood of Escalón to the company Mov-i for $315,000. The administrator and legal representative of Mov-i at the time was Claudia Juana Rodríguez. While there is no formal relationship between Mov-i and Bukele, the company paid his credit cards. Another company that covered his credit payments was Obermet, the ad company legally represented by his brother Karim. Bukele did not declare those payments —income— to the Treasury Ministry.

For this investigation, El Faro obtained a copy of the income declarations that Bukele presented from 2007 to 2018 from a source in the Treasury Ministry who requested anonymity, citing reasons of personal safety. In 2007 and 2008, Bukele did not declare income. The documents also show that from 2011 and 2012 his main source of income was NRA, the business run at the time by Rodríguez.

El Faro requested an interview with Rodríguez on December 11 via email, but she did not respond. Press Secretary Ernesto Sanabria return a message over WhatsApp asking about the payments that Bukele received from NRA as mayor of Nuevo Cuscatlán. Nor did the president respond to an email sent to an address that he provided on his income statements.

Investigated by the AG

With Rodríguez at the head of the ad agency NRA in 2012, more employees of the Bukele family took company positions: Héctor Manuel Velásquez and Mario José Ricardo Rodríguez Fuentes, the brother of Claudia Juana Rodríguez. These two men founded Starlight, the parent company of the television channel TVX that —as El Faro revealed this October— received funds from the secret budget of President Salvador Sánchez Cerén.

As part of an investigation into the presidential budget, prosecutors found that Starlight received $420,688 in secret payments from the Sánchez Cerén administration from 2015 to 2018. When they asked Conan Castro, Legal Secretary of the Presidency, for records of payments to the company, he responded in April 2020 that they had no such records. In a subsequent search of records from the National Center of Records and Treasury Ministry, prosecutors found no listed justification for the payments to Starlight: “[Records] do not reflect that the company made sales to the Presidency or any other state institution that could have justified the payment received.”

The Attorney General’s Office named NRA in its report, citing Claudia Juana Rodríguez as the director and legal representative, Héctor Manuel Velásquez as vice-director, and Mario José Ricardo Rodríguez Fuentes as alternate director. Prosecutors also noted that Rodríguez had served as financial director of the Nuevo Cuscatlán Mayor’s Office and, when Nayib Bukele became mayor of San Salvador in 2015, he appointed her treasurer of her new office. According to company records, Rodríguez continued directing NRA while working as treasurer, until she was replaced in April 2018 by Ibrajim Bukele, one of the current president’s brothers who makes government decisions despite holding no formal position.

While at the San Salvador Mayor’s Office, Rodríguez made significant financial headway. Last week the digital news site Gato Encerrado published an investigation that revealed that she received unjustified payments totaling $1.2 million from that Mayor’s Office when Nayib Bukele presided there. In her final three weeks as treasurer the payments increased, and she received checks for a combined $230,000 that were not authorized by the municipal council. Two and a half months later, in August 2018, Rodríguez was named chief financial officer of Nuevas Ideas, the party founded by the Bukele family.

Two former prosecutors who investigated the secret budget of Sánchez Cerén told El Faro that the trust between Bukele and Rodríguez began with the president’s father, Armando Bukele. One of the sources, who similarly spoke on condition of anonymity for reasons of personal safety, recalled: “It’s not that she gained the president’s trust from being at his side in the mayor’s offices. She had worked for years in one of his father’s businesses, (…) as we learned in the course of another investigation that had nothing to do with the secret budget.”

Prosecutors also connected the ad company NRA to the cloning in 2015 of La Prensa Gráfica and El Diario de Hoy to spread false information. The Attorney General’s Office concluded that six people who supposedly worked for Nayib Bukele carried out the attacks from within an ad agency called Blue Group, creating the false sites to post content that ridiculed the owners of the newspapers. In the case file, the name “Nayib Bukele” appears next to the contact number that ordered the attacks. Attorney General Douglas Meléndez never brought a formal accusation against Bukele, despite his name appearing in technical reports alongside other current officials in his government. One of those mentioned was Sofía Medina, the current communications secretary of the Presidency. The case file lists Medina’s phone line as registered to NRA S.A. de C.V.

According to La Prensa Gráfica, at the time of their investigation prosecutors found at the time that Medina’s phone line had already been canceled. She did not respond to a request for comment over WhatsApp for this article. A court later dismissed charges against these six individuals, who now work for the Bukele administration in different areas.

Omnipresent behind the scenes

Since 2019, during the Bukele presidency, Rodríguez has assumed multiple key financial roles. She was named chief financial officer of the Presidency, was appointed as head of the Directorate of Municipal Works, an agency centralizing funds to municipalities, and substituted chief of cabinet Carolina Recinos as coordinator of the Council to Administer the Special Fund of Resources from the National Telecommunications Administration (FANTEL). Her brother was appointed president of the Central Reserve Bank.

In November 2020, Rodríguez also replaced Legislative Assembly President Ernesto Castro in the coordination of the board of directors of the Emergency Committee, tasked with managing $2 billion in loans to mitigate the effects of the COVID-19 pandemic. In the U.S. Foreign Agents Registry (FARA), she appears as the delegate of the Presidency in signing contracts to improve the image of the Salvadoran head of state in Washington, D.C.

She is now center-stage in Salvadoran politics. On November 30, at the president’s request, the Assembly appointed her as presidential designee, after four years of failing to meet the constitutional requirement to fill the position and without following legal protocols in her selection. She has yet to appear before the press or make any public statements regarding her new position. Ruling-party legislators claim she was sworn-in in private.

Legislators also approved a decree allowing Bukele to maintain immunity from prosecution, the Presidential Battalion security detail, and other presidential prerogatives while he illegally participates in the February presidential election. Bukele claims that Rodríguez will make all decisions until interim head of state until June, when he plans to be sworn-in to a second term, but the decree granting him this leave of absence also indicated that Bukele would “of course not forfeit the position that he holds.”

El Faro (Original English version): https://elfaro.net/en/202312/el_salvador/27183/The-Financial-Revolving-Door-between-Bukele-and-His-Presidential-Designee.htm

Bukele recibió pagos de empresa dirigida por actual delegada presidencial cuando él era alcalde

La designada presidencial Claudia Juana Rodríguez de Guevara es una empleada de confianza de años de la familia Bukele. Entre el 2011 y 2018, dirigió una agencia de publicidad que hizo pagos a Nayib Armando Bukele Ortez cuando se desempeñaba como alcalde de Nuevo Cuscatlán, en La Libertad. El 30 de noviembre de 2023, la Asamblea Legislativa nombró a Claudia Juana como delegada presidencial durante seis meses, tiempo en que Bukele se dedicará a la campaña por su reelección, pese a que la Constitución de la República la prohíbe. 

La hoy designada presidencial fue nombrada  presidenta y representante legal de la agencia publicitaria NRA, S.A de C.V, el 14 de septiembre de 2011, seis meses antes de las elecciones municipales en las que Bukele resultó electo alcalde de Nuevo Cuscatlán. Bukele se había desempeñado como presidente de la agencia durante dos años y dejó el cargo a Claudia Juana. Entre el 2011 y 2012, cuando Bukele fue candidato y luego alcalde de Nuevo Cuscatlán, NRA le pagó $24,748.41 por servicios profesionales, sueldos y salarios, según las declaraciones de renta que presentó al Ministerio de Hacienda.

Cuando tomó las riendas de la Alcaldía de Nuevo Cuscatlán, el publicista Bukele comenzó a promocionar su imagen con el slogan “el dinero alcanza cuando nadie roba” y anunció que donaría su sueldo a becas. Lo que el alcalde Bukele no dijo en ese momento es que sus ingresos provendrían de NRA, la empresa presidida por Claudia Juana, quien al mismo tiempo fue contratada como gerente financiera de la Alcaldía de Nuevo Cuscatlán. Ella era empleada municipal y presidenta de la agencia que sostenía económicamente a Bukele.

En 2011, cuando Bukele lanzó su primera candidatura municipal, declaró a Hacienda que NRA le pagó $21,232.81 por servicios profesionales, sueldos y salarios. En 2011 también recibió por servicios profesionales $2,555.56 de Obermet, otra empresa de publicidad de la familia Bukele que ganó millonarios contratos durante los gobiernos del FMLN en instituciones como la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), el Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia (CONNA), entre otras. La directora financiera de Obermet era Claudia Juana, la ahora delegada presidencial.

El Faro tiene copia de las declaraciones de impuestos que Bukele presentó desde el 2007 hasta el 2018, las cuales fueron proporcionadas por una fuente del Ministerio de Hacienda que pidió el anonimato por razones de seguridad. En ese período, durante dos años (2007 y 2008) Bukele no declaró el pago de renta. Los documentos también consignan que entre 2011 y 2012, tiempo en que fue candidato, alcalde electo y alcalde, su principal fuente de ingreso fue NRA, la empresa a cargo de la ahora delegada presidencial.

Claudia Juana es del círculo de confianza de los hermanos Bukele. Al salir de la Alcaldía de Nuevo Cuscatlán, Bukele la contrató como tesorera de la Alcaldía de San Salvador. Mientras trabajaba en la alcaldía capitalina, Claudia Juana siguió siendo presidenta de NRA, cargo que entregó el 3 de abril de 2018 a Ibrajim Bukele, uno de los hermanos del candidato a la reelección, quien toma decisiones gubernamentales pese a que no tiene cargo oficial.

El 5 de diciembre de 2023, la revista GatoEncerrado publicó una investigación que reveló que la delegada presidencial recibió sin justificación legal cheques por un monto de $1.2 millones de la Alcaldía de San Salvador mientras Bukele era el edil. En las últimas tres semanas de su cargo como tesorera esos pagos se incrementaron y recibió cheques que suman $230,000, sin que estos fondos hayan sido autorizados por el concejo capitalino. Dos meses y medio después de esos pagos injustificados, en agosto de 2018, Claudia Juana fue nombrada encargada de finanzas de Nuevas Ideas, el partido de la familia Bukele.

Durante el gobierno de Bukele, Claudia Juana fue nombrada gerente financiera de la Presidencia y su hermano Douglas Pablo Rodríguez Fuentes fue nombrado como presidente del Banco Central de Reserva (BCR). Ella también está a cargo de la Dirección de Obras Municipales (DOM) y sustituyó a Carolina Recinos como coordinadora del Consejo de Administración del Fondo Especial de Recursos Provenientes de Antel (Fantel). En noviembre de 2020, Claudia Juana sustituyó a Ernesto Castro en la coordinación de junta directiva del Comité de Emergencia, encargada de manejar los $2,000 millones obtenidos a través de préstamos para mitigar los efectos de la pandemia y, en el registro Fara de Estados Unidos, aparece como delegada de Capres para suscribir contratos con los cabilderos contratados por Presidencia de la República para mejorar su imagen en Washington D.C.

El 30 de noviembre de 2023, a petición del presidente Bukele, la Asamblea Legislativa la nombró delegada presidencial. La delegada no se presentó ante los medios de comunicación, los diputados oficialistas aseguran que fue juramentada en un acto privado y, hasta el momento, no ha dado ninguna declaración sobre su nuevo cargo. Los diputados también aprobaron un decreto que permite a Bukele mantener el fuero, la seguridad del Batallón Presidencial y las prerrogativas del cargo para participar ilegalmente en la próxima campaña presidencial.

La tarde del 11 de diciembre de 2011, El Faro solicitó una entrevista a la delegada presidencial por medio de su correo electrónico, pero hasta el cierre de esta nota no respondió. El mismo día, se escribió un mensaje de Whatsapp al secretario de Prensa de Presidencia, Ernesto Sanabria, para obtener alguna respuesta oficial sobre los pagos que Bukele recibió de NRA cuando fue alcalde de Nuevo Cuscatlán. Sanabría no respondió a ningún mensaje, como es habitual en esta administración.

Bukele y “su” salario mínimo

La mañana del 23 de febrero de 2009, María Virginia Vilanova Vargas, una estudiante de 25 años, y Blanca Carolina Rivas Rivera fundaron la empresa NRA. María Virginia era la dueña de una acción de diez dólares y pagó el 5 % de ese total: dos “coras” (cincuenta centavos de dólar); mientras que Blanca Carolina era la dueña de 199 acciones, pero también pagó el cinco por ciento: 99 dólares. “Han convenido elaborar una sociedad anónima”, consigna el documento que elaboró el notario Roberto Enrique Hernández Valencia. 

Hernández Valencia es el notario que creó Latin America Spas, una de las empresas protagonistas de la corrupción del expresidente Mauricio Funes. Una de las fundadoras de la sociedad que manejaba el spa también era María Virginia, fundadora y accionista de NRA. María Virginia era una abogada que trabajaba en el despacho Latin Alliance y, en su momento, reconoció que firmó la escritura de constitución del spa, pero que no tuvo ninguna relación con el negocio. “Es una práctica común en todos los despachos que les pidan a sus empleados que por motivos de urgencia del cliente, por celeridad del trámite que les han pedido, sean sus empleados los que firmen como accionistas y luego esas acciones se endosan a los que van a ser los verdaderos accionistas”, dijo la abogada.

Después de que las dos mujeres fundaron la empresa NRA, el venezolano Felipe Fermín Ricardo Huizi Castillo fue nombrado como presidente, Nayib Bukele vicepresidente y Rodolfo Ernesto Nolck Tejeria, también venezolano, como secretario. Cuatro meses después, el 29 de julio de 2009, Nayib Bukele fue nombrado presidente de esa agencia publicitaria.

Bukele estuvo al frente de la empresa durante dos años. El 14 de septiembre de 2011, seis meses antes de las elecciones municipales, renunció al cargo y como presidenta y representante legal de NRA fue nombrada Claudia Juana Rodríguez de Guevara.  Cuando ella tomó formalmente las riendas de NRA, a la directiva llegaron otros empleados de la familia Bukele: como vicepresidente fue nombrado Héctor Manuel Velásquez y como director suplente Mario José Ricardo Rodríguez Fuentes, hermano de la delegada presidencial. Velásquez y Rodríguez Fuentes fundaron la empresa Starlight, la sociedad que controla el canal TVX, empresa receptora de fondos de la partida secreta del expresidente Salvador Sánchez Cerén.

Según la declaración de renta que presentó al Ministerio de Hacienda en el 2012, Bukele declaró al fisco que sus ingresos anuales fueron de $3,515.60 por sueldos o salarios pagados por NRA. Eso significa que, en promedio, los ingresos oficiales mensuales del alcalde fueron de $292.96, cantidad inferior al pago del salario mínimo del sector maquilas (el salario mínimo en ese sector es de $359.16). 

Los ingresos declarados por el alcalde fueron tan bajos que, según los documentos de Hacienda, le correspondía una devolución de $395.20 de renta. Por el momento, El Faro no ha podido documentar si él cobró esa devolución. La tarde del 11 de diciembre de 2023, este periódico pidió una entrevista a Bukele por medio del correo electrónico en el que recibe las notificaciones de Hacienda, pero hasta el cierre de esta nota no respondió. Los bajos ingresos económicos que Bukele declaró al Ministerio de Hacienda contrastan con otros movimientos financieros que el político hizo durante el 2012. El 11 de enero de ese año, por ejemplo, Bukele emitió un cheque por $100,000 a nombre de Eduardo Andrés Ujueta Santos, según documentos de la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia, que examinó el crecimiento patrimonial de Bukele cuando fue alcalde de Nuevo Cuscatlán y San Salvador.

Ujueda Santos es la persona que vendió un inmueble en la colonia Escalón a la empresa Mov-i por un monto de $315,000. La administradora y representante legal de Mov-i era Claudia Juana Rodríguez de Guevara. Aunque formalmente no hay ninguna relación entre Mov-i y Nayib Bukele, esta empresa pagaba las tarjetas de crédito del político. Otra empresa que le cubría sus gastos en tarjetas de crédito era Obermet, empresa representada por su hermano Karim Bukele. Esos ingresos no fueron declarados al Ministerio de Hacienda.

La partida secreta y los empleados de Bukele

La Unidad Anticorrupción de la Fiscalía (GCI), dirigida por el entonces fiscal German Arriaza, investigó al expresidente efemelenista Salvador Sánchez Cerén (2014-2019) sobre el desvío de dinero de la partida secreta. A El Faro le filtraron un documento de 43 páginas que forma parte de dicha investigación, en el cual aparecen detalles del Ministerio de Hacienda y del Centro Nacional de Registros sobre empresas y personas vinculadas a Nayib Bukele, sin mencionarlo directamente.

Una de las sociedades que más aparece mencionada es  Starlight, S.A de C.V, sociedad dueña del nombre comercial del canal de televisión TVX. Esa empresa recibió $420,688 de la partida secreta de Sánchez Cerén, entre enero de 2015 y diciembre de 2018. 

La Fiscalía quería conocer los motivos por los cuales el gobierno efemelenista desvió dinero de las cuentas del Estado a la sociedad. Por ello solicitó información a la Presidencia de Bukele. La respuesta fue proporcionada por Conan Castro, Secretario Jurídico de dicha instancia, asegurando que no tienen contratos ni ningún otro documento que respalde esos pagos entre el gobierno de Sánchez Cerén y la televisora. 

Por esa razón, el GCI acudió al Centro Nacional de Registros (CNR) y al Ministerio de Hacienda para que ambas instituciones entregaran información sobre Starlight, S.A de C.V. Como primer hallazgo, aparece que la televisora fue fundada por Héctor Manuel Velásquez y Mario José Ricardo Rodríguez Fuentes. La Fiscalía desglosa, por ejemplo, cuánto dinero aportaron para crear Starlight, S.A de C.V, quiénes son los representantes legales, socios, declaraciones de impuestos sobre la renta, clientes, entre otros. La Fiscalía describe en el documento que no hay pistas de por qué servicios pagó el gobierno de Sánchez Cerén a esa empresa: “La información presentada en el cuadro anterior fue remitida por la Sociedad STARLIGHT, S.A. de C.V. al Ministerio de Hacienda por medio del formulario F987, como ya se mencionó muestra los principales clientes; pero no refleja que haya realizado operaciones de venta con la Presidencia de la República o cualquier otra institución del Estado, que pudiera justificar los pagos recibidos”.

El mismo procedimiento ocurrió con los fundadores de Starlight. En el caso de Héctor Manuel Velásquez, la Fiscalía detalló que entre 2011 y 2019, participó en cinco  sociedades. Por ejemplo, en NRA, S.A de C.V. De acuerdo al documento, Velásquez se convirtió en uno de los accionistas en el año 2011, aportando $600. Y así ocurrió en los siguientes seis años, aportando la misma cantidad de dinero y finalizando como accionista en 2017. La empresa de Velásquez era una de las que aportaba dinero al entonces alcalde Bukele.

“El señor Héctor Manuel Velásquez ha tenido inversiones en diferentes sociedades durante el período de investigación, sin embargo, dichas inversiones han sido por montos muy superiores a los ingresos generados por el señor Héctor Velasquez, desconociéndose si ha existido una fuente de fondos fuera de las declaradas o, por otro lado, el señor Héctor Manuel Velasquez prestó su nombre para mantener oculto el verdadero titular”.

La Fiscalía dedicó unos párrafos a NRA, S.A de C.V mencionado que, según el Registro de Comercio, Claudia Juana Rodríguez de Guevara, la actual designada presidencial, aparecía como directora y representante legal; Héctor Manuel Velásquez, como director vice-presidente; Reina Marisol Bonilla Ortiz, como director secretario, Meylin Guadalupe Gutiérrez Quintanilla, director suplente. El nombre de Mario José Ricardo Rodríguez Fuentes vuelve aparecer. Esta vez como director suplente de NRA S.A de C.V. 

La Fiscalía hizo una breve investigación sobre Claudia Juana, a través del portal oficial de transparencia, encontrando su curriculum vitae. En el documento aparece que su experiencia profesional ha sido en torno a Nayib Bukele, ya que cuando él fue alcalde de Nuevo Cuscatlán (2012-2015), ella se desempeñó como gerente financiera de dicha comuna. Luego continúo al lado de Bukele en la Alcaldía de San Salvador (2015-2018), como tesorera municipal. 

El Faro habló con dos exfiscales que investigaron el caso de la partida secreta de Sánchez Cerén, quienes aseguraron que la relación de confianza entre Bukele y Rodríguez inició con su padre, Armando Bukele. “Ella no es que se ganó la confianza del presidente porque estuvo con él en las alcaldías. La señora (Rodríguez) tenía años trabajando en una de las empresas del papá (…) y eso lo encontramos cuando hicimos otra investigación que no tiene nada que ver con la partida secreta”, dijo una de las fuentes que prefirió no mencionar su nombre por seguridad.  Claudia Juana asegura en su currículum que su formación académica llegó al quinto ciclo de la licenciatura de Administración de Empresas en la Universidad Francisco Gavidia y es técnico contable por la Corporación de Contadores de El Salvador.

NRA y el Troll Center

En el año 2015, el sitio web de los periódicos de La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy fueron clonados y difundieron información falsa. La Fiscalía inició una investigación y concluyó que el ataque fue hecho por seis personas que supuestamente trabajaban para Nayib Bukele. La trama del caso consiste en que desde una agencia de publicidad, llamada Blue Group, crearon ambos sitios web para dar a conocer contenido que se burlaba de los dueños de los periódicos. En la investigación fiscal aparece mencionado varias veces un número de contacto identificado como “Nayib Bukele”, quien supuestamente giró la órden para hacer el ataque. La Fiscalía de Douglas Meléndez no lo acusó en ningún momento, a pesar de que su nombre y el de funcionarios actuales del gobierno aparecieron en varios peritajes.

Una de las acusadas en ese momento era  Sofía Medina, ahora secretaria de Comunicaciones de la Presidencia de Bukele. El expediente 25-UDPI-2015-SS en el cual aparece el peritaje de los teléfonos incautados de los seis acusados arrojó que la línea telefónica de Medina estaba registrada a nombre de la empresa NRA S.A de C.V, la misma desde la que la actual designada presidencial hacía pagos a Bukele cuando él era alcalde de Nuevo Cuscatlán.

Según una nota de La Prensa Gráfica, al momento del peritaje “la línea de Medina había sido dada de baja”. El Faro contactó vía Whatsapp a la secretaria de Comunicaciones de Presidencia, Sofía Medina, para conocer por qué su línea telefónica, cuando trabajó en la Alcaldía de San Salvador, estaba con la empresa NRA. Al cierre de esta nota tampoco hubo respuesta.

Un tribunal de Santa Tecla puso en libertad a estas seis personas, que ahora trabajan para el Gobierno de Bukele en diferentes áreas.

FE DE ERRATA: En la publicación original se consignó que el monto total que NRA pagó a Nayib Bukele entre 2011 y 2012 fue de $35,838.90, cuando la cifra correcta es $24,748.41. Por error se incluyeron más de $11,000 que Bukele recibió de NRA cuando no era candidato ni alcalde.

El Faro: https://elfaro.net/es/202312/el_salvador/27180/bukele-recibio-pagos-de-empresa-dirigida-por-actual-delegada-presidencial-cuando-el-era-alcalde