Select Page

The lack of rain in the first two months of winter due to the presence of the El Niño phenomenon has already resulted in losses for farmers. The Salvadoran Chamber of Small Agricultural Producers Association (Campo) confirmed yesterday that at least 6,000 cornfields had been lost in the central or western area.

Campo’s president, Luis Treminio, stated that these losses will not affect the production of the 2023-2024 agricultural cycle, as farmers are replanting.

“This has become an economical expense for the producer, only for those who did not follow the recommendations that are having to replant,” Treminio indicated.

In May, Campo recommended that producers start planting from June 5th in the central and western areas because fewer rains were expected due to the development of El Niño. It is common to cultivate in the east until August after the heatwave passes.

Last June, the United States National Oceanic and Atmospheric Office (NOAA) confirmed that the phenomenon, characterized by long periods of drought, had formed in the oceans.

Following the losses, farmers have had to increase production costs, and according to guild estimates, the amount to be reinvested would be approximately $600,000.

El Niño has also affected 200 vegetable fields in the Potrero Grande canton in the municipality of El Paisnal. For its part, the northern and central area has not yet reported any effects.

Treminio assured that the recent rains had benefited crops.

Consequences

The El Niño phenomenon affects all of Central America, especially municipalities located in the dry corridor. The situation has led Guatemala and Honduras to suffer an energy generation crisis.

Despite the reduction in reservoir levels in El Salvador, the government has ruled out an energy crisis.

The country experienced its worst drought in 2018, when there were over 40 days without rain, mainly affecting crops in the east.

Producers fear that the lack of rain will affect the plantings of the late season, between August and October, a period for eastern farmers to plant corn, beans, and sorghum.

Campo estimates that the 2023-2024 cycle will close with lower production than last year and projects that 19.8 million quintals of staple grains will be harvested.

The guild estimates that this harvest will have a deficit of 5.1 million quintals of staple grains, which could add another 6.8 million caused by the lack of rain.

Preparation

Campo has launched a series of national workshops intending to instruct producers on what strategies to implement to not be so affected by the El Niño phenomenon.

The association estimates that 80% of farmers in the country implement some measures to reduce the climate repercussions, such as avoiding agricultural burns and leaving stubble to favor soil moisture.

Treminio indicated that there is another 20% that is relying on agrochemical products. He assured that, although this can help, it will increase production costs.

The data

Campo assured that if the El Niño phenomenon strengthens, up to 6.8 million quintals of staple grains could be lost in the country. The East would be the most affected.

El Mundo: https://diario.elmundo.sv/economia/mas-de-6000-manzanas-de-maiz-perdidas-por-la-falta-de-lluvias

Más de 6,000 manzanas de maíz perdidas por la falta de lluvias

La falta de lluvia en los primeros dos meses del invierno por la presencia del fenómeno de El Niño ya deja pérdidas para los agricultores. La Asociación Cámara Salvadoreña de Pequeños Agropecuarios (Campo) aseguró ayer que al menos 6,000 manzanas de maíz se han perdido en la zona paracentral o occidental.

El presidente de Campo, Luis Treminio, aseguró que estas pérdidas no perjudicarán la producción del ciclo agrícola 2023-2024, pues los agricultores están volviendo a sembrar.

“Eso se convirtió en un gasto económico para el productor, solo para la gente que no siguió las recomendaciones que obligatoriamente está volviendo a sembrar”, indicó Treminio.

En mayo, Campo recomendó a los productores que comenzaran a cultivar a partir del 5 de junio en la zona central y occidental, debido a que se esperaban menos lluvias por el desarrollo de El Niño. En oriente es común que se cultive hasta agosto, después de que pase la canícula.

En junio pasado, la Oficina Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) confirmó que el fenómeno, que se caracteriza por largos períodos de sequía, se había formado en los océanos.

Tras las pérdidas, los agricultores han tenido que incrementar los costos de producción y, según estimaciones de la gremial, lo que se debería de reinvertir rondaría aproximadamente los $600,000.

El Niño también ha afectado 200 manzanas de hortalizas en el cantón de Potrero Grande, en el municipio de El Paisnal. Por su parte, la zona norte y central aún no ha reportado afectaciones.

Treminio aseguró que las lluvias de los últimos días han beneficiado a los cultivos.

Consecuencias

El fenómeno de El Niño afecta a toda Centroamérica, especialmente a los municipios ubicados en el corredor seco. La situación ha llevado a Guatemala y Honduras a padecer una crisis que está afectando la generación energética.

En El Salvador, pese a la disminución de los niveles de embalses, el Gobierno ha descartado una crisis energética.

El país vivió su peor sequía en 2018, cuando se tuvieron más de 40 días sin lluvias, y afectó principalmente a los cultivos en el oriente.

Los productores temen que la falta de lluvia afecte las siembras de la época postrera, entre agosto y octubre, periodo para que los agricultores de oriente siembran el maíz, el frijol y el sorgo.

Campo estimó que el ciclo 2023-2024 cierre con una producción menor a la del año pasado y proyecta que se cosechen 19.8 millones de quintales de granos básicos.

La gremial estima que para esta cosecha se tendrá un déficit de 5.1 millones de quintales de granos básicos, a lo que podrían sumarse otros 6.8 millones provocados por la falta de lluvia.

Preparación.

Campo ha impulsado una serie de talleres a nivel nacional con el objetivo de instruir a los productores sobre qué estrategias implementar para no ser tan afectados por el fenómeno de El Niño.

La asociación estima que un 80 % de los agricultores en el país implementan alguna medida para reducir las repercusiones climáticas, como evitar las quemas agrícolas y dejar los rastrojos para favorecer a la humedad del suelo.

Treminio indicó que existe otro 20 % que está apoyándose en productos agroquímicos. Aseguró que, aunque esto puede ayudar, va a incrementar los costos de producción.

El dato

Campo aseguró que, de fortalecerse el fenómeno de El Niño, se podrían perder hasta 6.8 millones de quintales de granos básicos en el país. El oriente sería el más afectado.

El Mundo: https://diario.elmundo.sv/economia/mas-de-6000-manzanas-de-maiz-perdidas-por-la-falta-de-lluvias