Select Page

In a newly unsealed indictment, the U.S. Department of Justice (DOJ) asserted that, as part of the accords with the Mara Salvatrucha, the current government of El Salvador protected gang members wanted for crimes in the United States by skirting their extradition or even releasing one of them from prison before he had finished his sentence.

“The Ranfla Nacional [highest gang echelon] demanded that the government of El Salvador refuse to extradite MS-13 leaders, including the Ranfla Nacional, to the United States for prosecution,” the prosecutors wrote. “In exchange, the MS-13 leaders agreed to reduce the number of public murders in El Salvador, which politically benefited the government of El Salvador, by creating the perception that the government was reducing the murder rate.”

The Justice, State, and Treasury Departments consider it a fact that Salvadoran President Nayib Bukele’s administration secretly negotiated with the Mara Salvatrucha-13, and that his government offered the gang’s primary leaders financial benefits and facilitated communication so that they could maintain control within the gang and in their turf in El Salvador. Federal prosecutors allege that, in return for the easing of prison restrictions and even reduction of sentences, MS-13 supported Bukele’s ruling party, Nuevas Ideas, in the 2021 municipal and legislative elections and maintained low levels of homicides at least through March 2022.

A grand jury in the Eastern District of New York included these and other assertions about the negotiations in its decision to indict on charges of racketeering, conspiracy to materially support terrorism on U.S. soil, and narco-terrorism of 13 of the gang’s senior leaders — all of them members of the “ranflas”, or leadership in the prisons of El Salvador and in the streets. They issued the charges, which remained sealed for five months until last Thursday, on September 22.

According to U.S. authorities, after the DOJ made formal requests in 2021 and 2022 for the extradition of a dozen top gang members, the leaders again “demanded that the government refuse to extradite the Ranfla Nacional defendants and other MS-13 leaders.” The prosecutors also noted that the government freed leader Élmer Canales Rivera, also known as “Crook,” despite decades of outstanding prison time and a formal U.S. extradition request. The indictment asserts that Crook and two other leaders of the gang conducted the negotiations with the Bukele administration.

On Tuesday, El Faro asked a Justice Department official if, in light of these assertions, the U.S. government considers the Bukele administration to be a collaborator with the gangs. “The language of the indictment speaks for itself,” the official said. “What I can say is that in a number of situations the government of El Salvador has cooperated with the gangs.”

When asked whether the officials and others who participated in Canales’ release had committed crimes under U.S. law, the source only said, “I can’t comment on that right now.” It is the policy of the Justice Department to not speak about open investigations.

Text fully available in English…

El Faro: https://elfaro.net/en/202302/el_salvador/26739/El-Salvador-Government-Protection-of-MS-13-from-Extradition-Emerges-in-DOJ-Indictment.htm

La protección del Gobierno de Bukele a la cúpula de la MS-13, en la mira de la justicia estadounidense

El Departamento de Justicia de Estados Unidos considera demostrado que el gobierno de Nayib Bukele negoció en secreto desde 2019 con la Mara Salvatrucha-13, y que ofreció a los principales líderes de la pandilla beneficios financieros y facilidades de comunicación para que mantuvieran control territorial y de sus estructuras durante la duración de ese acuerdo. El pacto incluyó condiciones carcelarias menos restrictivas e incluso reducciones de pena. A cambio, según fiscales federales estadounidenses, la MS-13 apoyó al partido de Bukele, Nuevas Ideas, en las elecciones municipales y legislativas de 2021, y mantuvo bajos los niveles de homicidios al menos hasta marzo de 2022 .

Así consta en un acta de acusación de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York contra trece cabecillas salvadoreños de la MS-13 bajo cargos de crimen organizado, conspiración para cometer actos de terrorismo en Estados Unidos y narcoterrorismo. En documento oficial, de 42 páginas, fue entregado a un juez el 22 de septiembre de 2022, pero se mantuvo bajo reserva durante cinco meses, hasta el pasado jueves 23 de febrero.

En él, el Departamento de Justicia no solo reafirma lo revelado por investigaciones de El Faro sobre las negociaciones de Bukele con las pandillas durante al menos los primeros tres años de su mandato. También asegura que, como parte de sus acuerdos con la Mara Salvatrucha-13, el actual gobierno de El Salvador ha protegido a pandilleros buscados por crímenes cometidos en Estados Unidos al evitar su extradición o incluso darles la libertad.

“La Ranfla Nacional demandó que el Gobierno de El Salvador se negara a extraditar a líderes de la MS-13, incluyendo a miembros de la Ranfla Nacional, a Estados Unidos para ser juzgados”, se lee en el documento. “A cambio, los líderes de la MS-13 aceptaron reducir la cifra pública de homicidios en El Salvador, lo que benefició políticamente al Gobierno de El Salvador, creando la percepción de que el Gobierno había reducido la tasa de homicidios”.

Según las autoridades estadounidenses, después de que en 2021 y 2022, el Departamento de Justicia hizo solicitudes formales de extradición para 12 miembros de la “Ranfla Nacional”, como se conoce a la cúpula de la MS-13 en El Salvador, la Ranfla y otros líderes por segunda vez “exigieron que el gobierno de El Salvador se negara a extraditarlos”. Los fiscales relatan también cómo el gobierno salvadoreño liberó ese mismo año a uno de los más altos miembros de la cúpula de la pandilla, Élmer Canales Rivera, alias “Crook”, a pesar de que le faltaban décadas de condena por cumplir y a pesar de que Estados Unidos había solicitado ya formalmente su extradición. La acusación asegura que Crook, junto con otros dos líderes de la pandilla, fue quien condujo las negociaciones con el gobierno de Bukele.

El Faro entrevistó este martes 28 a un funcionario del Departamento de Justicia y le preguntó si, a la luz de estas afirmaciones, Estados Unidos considera al actual Gobierno de El Salvador un colaborador de las pandillas. “El lenguaje del documento de acusación habla por sí mismo”, dijo. “Lo que puedo decir es que en cierta cantidad de situaciones el gobierno de El Salvador ha cooperado con las pandillas”.

Cuando se le preguntó si los funcionarios y otras personas que hayan participado en la liberación de “Crook” cometieron algún delito según las leyes estadounidenses, se limitó a decir “No puedo hacer comentarios al respecto en este momento”. Es una política del Departamento de Justicia estadounidense no hablar de investigaciones en curso.

El Faro: https://elfaro.net/es/202302/el_salvador/26738/la-proteccion-del-gobierno-de-bukele-a-la-cupula-de-la-ms-13-en-la-mira-de-la-justicia-estadounidense