Seleccionar página

The Central American Institute for Fiscal Studies (Icefi) analyzed that the public expenditure of the central government for 2023 would be $7,786.5 million, 24.3% of the Gross Domestic Product (GDP). In other words, there is a reduction in 2022, when public spending was 26.8% of the GDP. For the Icefi, the intention of the Salvadoran government to reduce its fiscal apparatus has been reflected. Still, austerity has hit «key areas of the country’s development and not so in superfluous (unnecessary) spending.»

The Telecommunications Intervention Center was one of the entities with the largest budget reinforcements during 2022, and according to the 2023 budget proposal, it will also increase its funds. In addition to the rise, in 2022, the Assembly approved reforms to the Telecommunications Law and the Telecommunications Intervention Law that allow the Attorney General’s Office (FGR) to have access to the DUI data of people who contract telephone services, in addition to their call records and data on electronic communication. Likewise, the controls for wiretapping were reduced. 

Another institution that will receive an increase in 2023 is the State Intelligence Agency (OIE), an agency of the Presidency which, in theory, should be in charge of generating information to guarantee the security of the State, but in reality, has been used to spy on political opponents and journalists, according to journalistic investigations. The OIE will receive an 11% increase in its budget.

Since Nayib Bukele assumed the Presidency of the Republic, communications have been one of the main axes of his administration. For next year, this area, as every year, will continue to be a priority since both the Presidential Press Secretariat and the Presidential Communications Secretariat will have increases in their 2023 budgets.

The Press Secretariat, in charge of Ernesto Sanabria -who appears in the Engel list accused of «weakening democratic processes»- will have to divide its $2.1 million between the official communication service of the Presidency, which has been allocated $1,830,370, and the rest between the national radio and Channel 10.

Although the Secretariat of Communications does not have units among which it must distribute its budget, by 2023, it must contemplate the addition of an Undersecretariat of Communications, which will be in charge of substituting the Secretariat of Communications in cases of absence and act as interim head of the office, according to the amendment to the Internal Regulations of the Executive Branch published on October 18.

With the exception regime, the already historical overcrowding in Salvadoran prisons worsened even more. According to Cristosal data, by October 2022, El Salvador became the country with the highest per capita rate of persons deprived of liberty, with 2,144 per 100,000 inhabitants. Despite these data, by 2023, the budget of the Ministry of Justice and Public Security for the budget unit for the construction, repair, remodeling, and equipping of prisons will decrease by 75%.

The fund for 2023 decreases because it will not have money from external loans, unlike 2022, which had $16.2 million ($16,239,410) only from that source of funding. The $5 million allocated for the adequacy of prisons in 2023 comes entirely from the General Fund of the Nation. 

The $16.2 million in external loans and the $3.6 million ($3,661,125) from the General Fund, which was allocated in 2022, were distributed to public investment projects. Among the projects, $8.9 million ($8,961,635) was earmarked for the expansion and equipping of Phase II of the Izalco Prison, one of the central prisons to which detainees have been transferred under the emergency regime. Despite the increase in the number of people deprived of liberty, the funds for the adaptation or construction of prisons have yet to be accrued, according to the budget execution until October 2022.

Meanwhile, the Directorate of Penitentiary Centers, headed by Osiris Luna Meza -who has been accused along with his mother of appropriating and reselling food packages for those affected by the Covid-19 pandemic, as well as for illegally using money from prison stores-will receive a 7% increase. From $53.8 million ($53,801,739) allocated for 2022, it will go to $57.5 million ($57,567,90). Almost all of the increase will go to salaries, while investments in fixed assets, which include infrastructure works such as penitentiary centers, will be maintained with the same budget as this year: $16,000.

For criminal lawyer Otto Flores, the low budget allocation for next year reflects a severe violation of the human rights of persons deprived of liberty because the funds are not enough to meet the most basic needs of the prison population, which, due to the exception regime, has increased the degree of overcrowding. 

«Where are these people going to eat? What food are they going to give them? They will not be able to give them the most basic services a person needs: access to water, latrine, food, or a space where physical, psychological, and life safety is also guaranteed. It is a worrying situation, the allocation of such a low budget is already a violation of human rights on the part of the State», he said.

According to Nayib Bukele, overcrowding in prisons will improve with the construction of the mega-prison in Tecoluca, San Vicente, which will have the capacity to house 20,000 inmates; however, despite the promise that it will be ready in September, it is still under construction. The amount allocated for the work, the source of financing, and the amount accrued as of the date of this publication remain hidden. The situation looks like next year will be the same because these aspects have not been included in the budget.

«A penitentiary system can become an economical item for many people, especially for those companies that sell food to the Penitentiary Centers, also the construction of the mega penitentiary, since there is no further information, much less is it known how the bidding was carried out if it was carried out at all. (…) The government is practically taking advantage. While it systematically violates the human rights of the prisoners, people around the government are profiting from these massive detentions. They are doing a business out of prison», added lawyer Otto Flores.

Gato Encerrado: https://gatoencerrado.news/2022/12/28/prioridades-del-gobierno-de-bukele-para-2023/

¿Cuáles son las prioridades del Gobierno de Bukele para 2023?

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) analizó que el gasto público del gobierno central para 2023 sería de $7,786.5 millones, 24.3 % del Producto Interno Bruto (PIB). Es decir que hay una reducción respecto a 2022, cuando el gasto público fue el 26.8 % del PIB. Para el Icefi, se ha reflejado la intención del gobierno salvadoreño de reducir su aparato fiscal, pero la austeridad ha golpeado “áreas clave del desarrollo del país y no así en el gasto superfluo (innecesario)”.

El Centro de Intervención de las Telecomunicaciones fue una de las entidades con mayores refuerzos presupuestarios durante el año 2022 y de acuerdo con el proyecto de presupuesto 2023 también contará con un incremento en sus fondos. Además del aumento, durante 2022 la Asamblea aprobó reformas a la Ley de Telecomunicaciones y a la Ley de Intervención de las Telecomunicaciones que permiten a la Fiscalía General de la República (FGR) tener acceso a los datos de los DUI de las personas que contratan servicios de telefonía, además de sus registros de llamadas y datos sobre comunicación electrónica. De igual forma se redujeron los controles para realizar escuchas telefónicas. 

Otra de las instituciones que recibirá aumento en 2023 es el Organismo de Inteligencia del Estado (OIE), dependencia de la Presidencia que, en teoría, debería de encargarse de generar información para garantizar la seguridad del Estado, pero en la realidad ha sido utilizada para ejercer espionaje contra opositores políticos y periodistas, según investigaciones periodísticas. El OIE recibirá un aumento en su presupuesto del 11 %.

Desde que Nayib Bukele asumió la Presidencia de la República, las comunicaciones han sido uno de los ejes principales de su gestión. Para el próximo año este rubro, al igual que todos los años, seguirá siendo prioridad, pues tanto la Secretaría de Prensa de la Presidencia, como la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia tendrán aumentos en su presupuesto 2023.

La Secretaría de Prensa, a cargo de Ernesto Sanabria —quien aparece en la lista Engel señalado de “debilitar procesos democráticos”— deberá repartir sus $2.1 millones entre el servicio de comunicación oficial de la Presidencia, que tiene asignado $1,830,370, y el resto entre la radio nacional y canal 10.

Aunque la Secretaría de Comunicaciones no cuenta con unidades entre las que tenga que distribuir su presupuesto, para 2023 este deberá contemplar la adición de una Subsecretaría de Comunicaciones, que se encargará de sustituir a la Secretaría de Comunicaciones en los casos de ausencia y ejercer interinamente la titularidad del despacho, según expresa la reforma al Reglamento Interno del Órgano Ejecutivo publicada el 18 de octubre.

Con el régimen de excepción, la ya histórica situación de hacinamiento en los centros penales salvadoreños se agravó aún más. Según datos de Cristosal, para octubre de 2022, El Salvador llegó a ser el país con la tasa per cápita más alta del mundo de personas privadas de libertad, con 2,144 por cada 100,000 habitantes. Pese a estos datos, para 2023 el presupuesto del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública para la unidad presupuestaria de construcción, reparación, remodelación y equipamiento de los centros penales disminuirá en un 75 %.

El fondo para 2023 disminuye debido a que no contará con dinero proveniente de préstamos externos, a diferencia de 2022 que tuvo $16.2 millones ($16,239,410) solo de dicha fuente de financiamiento. Los $5 millones que tendrá asignada la adecuación de centros penales en 2023 proviene íntegramente del Fondo General de la Nación. 

Tanto los $16.2 millones de préstamos externos como los $3.6 millones ($3,661,125) del Fondo General, que fueron asignados en 2022, se distribuían en proyectos de inversión pública. Entre los proyectos destacan $8.9 millones ($8,961,635) destinados a la ampliación y equipamiento de la Fase II del Penal de Izalco, una de las principales cárceles a las que han sido trasladados los detenidos por el régimen de excepción. Pese al incremento de la cantidad de personas privadas de libertad, ninguno de los fondos para la adecuación o construcción de centros penales ha sido devengado, según refleja la ejecución del presupuesto hasta octubre de 2022.

Mientras tanto, la Dirección de Centros Penales, dirigida por Osiris Luna Meza —quien ha sido señalado junto a su madre por apropiarse y revender paquetes alimentarios para los afectados por la pandemia por Covid-19, así como por utilizar ilegalmente dinero proveniente de las tiendas penitenciarias—, recibirá un aumento del 7 %. De $53.8 millones ($53,801,739) asignados para 2022, pasará a tener $57.5 millones ($57,567,90). Casi todo el aumento se destinará a las remuneraciones, mientras que las inversiones en activos fijos, rubro en el que se encuentran las obras de infraestructura como los centros penales, se mantendrá con el mismo presupuesto que este año: $16,000.

Para el abogado penalista Otto Flores, la baja asignación presupuestaria para el próximo año refleja una grave violación a los derechos humanos de las personas privadas de libertad, debido a que los fondos no alcanzan para suplir las necesidades más básicas de la población penitenciaria que, por el régimen de excepción, ha aumentado el grado de hacinamiento. 

“¿De dónde va a comer esa gente? ¿Qué alimentos le van a dar? No van a poder darle los más los servicios más básicos que una persona que necesita: el acceso al agua, letrina, comida o un espacio donde también se garantice la seguridad física, psicológica y la vida. Es una situación realmente preocupante, la asignación de un presupuesto tan bajo ya es una vulneración de derechos humanos de parte del Estado”, sentenció.

Según Nayib Bukele la situación de hacinamiento en las cárceles mejorará con la construcción del mega penal en Tecoluca, San Vicente, que tendrá la capacidad para albergar a 20 mil privados de libertad; sin embargo, pese a que se prometió que en septiembre estaría listo, este aún sigue en construcción. La cantidad que ha sido asignada para la obra, la fuente de financiamiento y el monto que se ha devengado hasta la fecha de esta publicación se mantienen ocultos. Para el próximo año la situación parece que será la misma debido a que estos aspectos nuevamente no han sido incluidos en el presupuesto.

“Un sistema penitenciario se puede convertir en un rubro económico para muchas personas, sobre todo para aquellas empresas que le venden la comida a los Centros Penales, también la construcción del mega penal, pues no se tiene mayor información ni mucho menos se conoce como se realizó la licitación, si es que se realizó. (…) Prácticamente el gobierno se está aprovechando. Mientras que viola los derechos humanos de los privados de libertad de manera sistemática, hay gente alrededor del gobierno que se está lucrando con estas detenciones masivas. Se está haciendo negocio de la cárcel”, agregó el abogado Otto Flores.

Gato Encerrado: https://gatoencerrado.news/2022/12/28/prioridades-del-gobierno-de-bukele-para-2023/