Seleccionar página

Two events marked the Salvadoran press in 2022: the confirmation of digital spying on journalists and the exile of a dozen media workers for fear of persecution and jail for doing their work: seven left due to the exception regime approved in March and three due to legal threats or threats from security personnel.

At the beginning of the year, an investigation by the organization’s Access Now, Frontline Defenders, The Citizen Lab, and Amnesty International confirmed the spying through Pegasus software on the cell phones of 31 journalists, most of them from El Faro, and five civil society activists. In a U.S. federal court, the digital newspaper has sued the creators of Pegasus, NSO Group, who confessed that they only sell the software to governments.

«I think it was some agency of the Salvadoran state, fully controlled by Nayib Bukele, the autocrat who governs us. It has no logic to conclude that it was another state that invested millions of dollars in discovering how we were investigating corruption and pacts with criminals in the Salvadoran government,» wrote El Faro editor-in-chief Óscar Martínez in an op-ed column in The Washington Post.

The government’s anti-press narrative spread throughout 2022 since Nayib Bukele’s administration began.

The aggression also continued. In 2020, the Association of Journalists of El Salvador (APES) registered 125 attacks against journalists. A year later, it documented almost twice as many: 219 cases. As of December 15, it reported 129 cases. According to the union’s estimates, this year’s figure will close very similarly to 2020, but they have detected that the types of aggression are now more severe.

«The situation has worsened. Beyond the numbers, you have to look at the seriousness of the cases. In January, we had this issue of the intervention of journalists’ devices with Pegasus. The State has not provided more information, and the Prosecutor’s Office has not completed the investigation that APES demanded. We have (also) several legal reforms that put journalists at risk», explains the president of APES, Angélica Cárcamo.

The Journalists Association believes that the situation worsened with the gag law, approved in April 2023, which penalizes up to 15 years in prison for those who share information suspected of being generated by gangs. The Salvadoran press covered this topic for years. In addition, everything happens within the framework of a regime of exception that annuls constitutional guarantees and allows massive arbitrary arrests.

«It is a critical scenario for the Salvadoran press because it is at a point of no return towards minimum freedoms for the exercise of journalistic work. Journalists have had to leave after this reform. It is not a self-exile; it is an obligatory exit», affirms Cárcamo, who believes that the gag law also provoked self-censorship in some media.

The president of APES points out that, this year, the Salvadoran congress approved other legal reforms, such as the Telecommunications Intervention Law, which also put journalists at risk because they became «a way of legalizing espionage.» 

«The fear of suffering legal consequences for approaching the truth is a black cloud that we journalists did not live under and that this Government has placed on top with the clear intention of blocking and intimidating. This makes our work more difficult and wears us down because we have to spend much more time covering our physical and legal backs», says freelance journalist Cecibel Romero.

During the emergency regime, the authorities have committed various cases of abuse against journalists. The most recent case occurred on December 14, when a team from the newspaper La Prensa Gráfica was detained and intimidated by police and military personnel while documenting the construction of a mega-penal in Tecoluca, San Vicente. They were forced to erase the photographs and videos they had taken in the area.

Claudia Ramirez, head of information of the newspaper, points out that this is not only an anti-press narrative but something worse: government institutions have closed ranks not to provide public information, officials do not answer questions or give interviews, and there is little general information about essential projects in the country.

«There is a systematic effort by the authorities to discredit the journalistic function, which, in the long run, allows them to minimize the oversight that the press has exercised for decades,» comments Ramírez.

Among the limits imposed on journalistic work, in addition to the blockades and the lack of access to information, the head of news of La Prensa Gráfica also mentions the deterioration of the institutions created so that citizens can access public information, such as the Institute for Access to Public Institutions (IAIP).

Journalist Cecibel Romero agrees with Ramírez that the Salvadoran government has imposed a policy of «zero accountability in all the institutions it has taken over.» And she also points out that the Government consolidated its media control scheme, which allows it to expand the official discourse «and to evade or completely ignore the press that raises questions that question the signs of corruption, deficiencies, lack of policies to solve historical problems.» 

«The blows that the press has received have been much more intense than previous years, when the doors and microphones of Casa Presidencial were closed to independent journalists (2020), or when trolls and officials unabashedly attacked journalists or media that revealed the government’s shady dealings in health, security and other issues of interest», says Romero.

For this story, a text message was sent to the Press Secretary of the Presidency, Ernesto Sanabria. Still, he did not answer the question about El Salvador’s press freedom.

The president of APES is concerned that the situation will worsen in 2023 because it is a pre-electoral year and because she considers that the hate speech implanted in the citizenry through social networks can be translated into physical attacks on journalists. 

Otras Miradas: https://otrasmiradas.info/el-ano-del-espionaje-el-exilio-y-la-mordaza-contra-periodistas-salvadorenos/

El año del espionaje, el exilio y la mordaza contra periodistas salvadoreños

Dos eventos marcaron a la prensa salvadoreña en 2022: la confirmación de que se realiza espionaje digital a periodistas y el exilio de una decena de trabajadores de medios de comunicación por temor a la persecución y la cárcel por hacer su trabajo: siete salieron por el régimen de excepción aprobado desde marzo y tres por amenazas legales o de miembros de seguridad.

A inicios del año, una investigación de las organizaciones Access Now, Frontline Defenders, The Citizen Lab y Amnistía Internacional confirmó el espionaje mediante el software Pegasus, en los teléfonos celulares de 31 periodistas, la mayoría de ellos de El Faro, y 5 activistas de la sociedad civil. El periódico digital ha demandado, en una corte federal de Estados Unidos, a los creadores de Pegasus, NSO Group, quienes confesaron que  solo venden el software a gobiernos.

«Creo que fue algún organismo del Estado salvadoreño, controlado plenamente por Nayib Bukele, el autócrata que nos gobierna. No tiene ninguna lógica concluir que fue otro Estado el que invirtió millones de dólares para descubrir cómo investigábamos la corrupción y los pactos con criminales del gobierno salvadoreño», escribió el jefe de redacción de El Faro, Óscar Martínez, en una columna de opinión en The Washington Post.

La narrativa antiprensa del oficialismo se esparció a lo largo de 2022, como ha venido ocurriendo desde el inicio del gobierno de Nayib Bukele.

Las agresiones también continuaron. En 2020, la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) registró 125 ataques contra periodistas. Un año después, documentó casi el doble: un total de 219 casos. Hasta el 15 de diciembre pasado, registraba 129 casos. La cifra de este año cerrará muy parecida a la de 2020, según las estimaciones de la gremial, pero han detectado que los tipos de agresiones son ahora más graves.

«La situación ha empeorado totalmente. Más allá de los números, hay que ver la gravedad de los casos. En enero tuvimos este tema de la intervención de los dispositivos de periodistas con Pegasus, de la cual el Estado no ha brindado mayor información y la Fiscalía no ha finalizado la investigación que, desde la APES, se exigió. Tenemos (además) varias reformas legales que ponen en riesgo a periodistas», explica la presidenta de la APES, Angélica Cárcamo.

La Asociación de Periodistas cree que la situación empeoró con la ley mordaza, aprobada en abril de 2023, que penaliza hasta con 15 años de cárcel a quienes compartan información que sea sospechosa de haber sido generada por pandillas, un tema que por años fue cubierto por la prensa salvadoreña. Además, todo ocurre en el marco de un régimen de excepción que anula garantías constitucionales, y que permite capturas masivas y arbitrarias.

«Es un escenario crítico para la prensa salvadoreña porque está en un punto de no retorno hacia libertades mínimas para el ejercicio de la labor periodística. Periodistas se han tenido que ir después de esa reforma. No es un autoexilio, es una salida obligada», afirma Cárcamo, quien cree que la ley mordaza también provocó autocensura en algunos medios de comunicación.

La presidenta de la APES señala que, este año, el congreso salvadoreño aprobó otras reformas legales, como la Ley de Intervención de las Telecomunicaciones, que también ponen en riesgo a los periodistas porque se convirtieron en «una forma de legalizar el espionaje». 

«Los temores de sufrir consecuencias legales por acercarse a la verdad es una nube negra que no vivíamos los periodistas y que este Gobierno ha puesto encima con la clara intención de bloquear y amedrentar. Esto no solo dificulta el trabajo, sino que desgasta porque hay que dedicar mucho más tiempo a cubrirse las espaldas físicas y jurídicas», señala, por su parte, la periodista freelance Cecibel Romero.

Durante el régimen de excepción las autoridades han cometido diferentes abusos contra periodistas. El caso más reciente ocurrió el pasado 14 de diciembre, cuando un equipo del periódico La Prensa Gráfica fue retenido e intimidado por policías y militares mientras documentaba la construcción de un megapenal en Tecoluca, San Vicente. Los obligaron a borrar las fotografías y videos que habían hecho en la zona.

Claudia Ramírez, jefa de información de dicho periódico, señala que no solo se trata de una narrativa antiprensa, sino de algo peor: las instituciones de Gobierno cerraron filas para no dar información pública, los funcionarios no responden preguntas ni dan entrevistas y hay poca información pública sobre proyectos importantes del país.

«Hay un esfuerzo sistemático de las autoridades por desacreditar la función periodística, lo que, a la larga, les permite minimizar la fiscalización que la prensa ha ejercido durante décadas», comenta Ramírez.

Entre los límites impuestos al trabajo periodístico, además de los bloqueos y la falta de acceso a información, la jefa de información de La Prensa Gráfica también menciona el deterioro de las instituciones creadas para que la ciudadanía pueda acceder a información pública, como el Instituto de Acceso a la Institución pública (IAIP).

La periodista Cecibel Romero coincide con Ramírez en que el Gobierno salvadoreño ha impuesto una política de «cero rendición de cuentas en todas las instituciones que ha tomado». Y también apunta que el Gobierno consolidó su esquema de control de los medios, lo que le permite expandir el discurso oficial «y evadir o ignorar por completo a la prensa que plantea preguntas que cuestionan los indicios de corrupción, deficiencias, falta de políticas para resolver los problemas históricos». 

«Los golpes que ha recibido la prensa han sido mucho más intensos que los años anteriores, cuando se cerraban las puertas y micrófonos de Casa Presidencial a los periodistas independientes (2020), o cundo los troles y funcionarios atacaban sin rubor a los periodistas o medios que revelaban los manejos oscuros del gobierno en salud, seguridad y otros temas de interés», dice Romero.

Para esta nota, se envió un mensaje de texto al secretario de Prensa de la Presidencia, Ernesto Sanabria, pero no respondió a la pregunta que se le planteó sobre la situación de la libertad de prensa en El Salvador.

A la presidenta de la APES le preocupa que la situación empeore en 2023, porque se trata de un año preelectoral y porque considera que el discurso de odio implantado en la ciudadanía, a través de las redes sociales, se puede traducir en ataques físicos a periodistas. 

En un escenario adverso y, pese a los golpes y hostilidad contra la prensa, la periodista Romero destaca que 2022 dejó algo bueno al periodismo en El Salvador: «Desde una perspectiva muy triunfalista se puede decir que, este año, el periodismo salvadoreño ha hecho revelaciones importantes que han puesto en evidencia ilegalidades, arbitrariedades y corrupción del gobierno de Nayib Bukele, e injusticias del Estado contra sus ciudadanos».

Otras Miradas: https://otrasmiradas.info/el-ano-del-espionaje-el-exilio-y-la-mordaza-contra-periodistas-salvadorenos/