Seleccionar página

The details of the chaos that soon enveloped the developer come directly from Overton himself, who told his story on Aug. 16, 2022 in a judicial deposition. The document is part of a lawsuit his software company Accruvia filed against Athena Bitcoin, Inc., the main developer of the Chivo Wallet. In December 2021, Overton sued Athena for a breach of contract in the Northern District Court of Texas. In February 2022, Athena counter-sued him in the Northern District of Illinois. Athena’s counter-offensive has been dismissed, but Overton’s case is still pending.

At its birth, Chivo Wallet was shrouded in darkness. After announcing in June 2021 the adoption of bitcoin as a bridge to the future of international finance, the Bukele administration repurposed an inactive private company formed in 1999 by a public institution, poured a seed capital of $60 million into it and rebranded it as Chivo. Its status as a private company, despite the public ownership and taxpayer money sustaining it, insulated Chivo from any accountability or scrutiny from public information law or other auditing procedures. The government gave no details on how it was built or run. So Salvadorans spent months cobbling together bits and pieces of information. In September 2021, El Faro revealed that the whole bitcoin project was managed by Venezuelan advisors to Bukele, and in April 2022 that the wallet project had cost a minimum of $3 million. Months later, in November 2022, Revista Factum published that the total paid to Athena was $4.7 million.

Athena, in reality, was never the government’s first choice to develop the crypto wallet. At least two other companies declined to take the project in the tight three-month deadline set by the government when it announced the Bitcoin Law. The first was Strike, a crypto-wallet company founded by Jack Mallers, the man who announced the law in June 2021 at a Miami conference. Mallers went from posing teary-eyed on stage with a Salvadoran national team soccer jersey, declaring that he would «fucking die on this fucking hill,» to months later denying his overall connection to the project to Bloomberg. Neither he nor the government clarified why the deal collapsed.

Athena entered the picture later. The small Illinois-based ATM company had to put together a web of companies to accomplish the task by the September deadline. By December, Athena had already lost the contract to New York-based Alphapoint, the company that’s currently running the affair.

The September launch was supposed to be a party. Diario El Salvador, the government newspaper, put «Bitcoin Day» on its cover. Crypto billionaire and former child star Brock Pierce threw an actual beach party in La Libertad attended by YouTuber-slash-boxer Logan Paul. Main plazas all over the country had been filled days before with 200 Athena-made bitcoin ATMs, guarded day and night by police and soldiers.

It was all marvelous until the Chivo app actually launched. As soon as they downloaded it, users publicly complained about multiple glitches like difficulties in registering or failure to process payments. It didn’t take long for President Bukele to enter panic mode in his Twitter feed. At 7 a.m. on September 7, he tweeted they were «disconnecting Chivo Wallet while we augment the capacity of the servers that capture images.» At 9 am, he asked his 4 million followers if they could try and log in and comment on his thread about the problems they were having. At 11 p.m., he posted a screenshot of the app with instructions to correct a malfunction. At 1:52 a.m., in the middle of the night just 26 hours after Chivo went live, he tweeted they were again «disconnecting» the app to adjust it and enhance user experience.

Overton said he signed a contract with El Salvador’s government on September 10, 24 hours after that first call at Miami International Airport — «the most stressful project of my life», he calls it. His depositions provide a glimpse behind the scene on the chaotic first days of Chivo and of the fallout of the fiasco. Post-launch glitches meant that transactions made from a bank account to a Chivo address were delayed or failed to register. People’s money was «disappearing». The government was losing money, too.

Full text available in English…

El Faro: https://elfaro.net/en/202212/el_salvador/26601/The-Inside-Story-of-How-El-Salvador’s-Official-Crypto-Wallet-Crashed-and-Failed.htm

Cómo fracasó la criptocartera oficial de El Salvador

Los detalles del caos que pronto envolvió al promotor proceden directamente del propio Overton, que contó su historia el 16 de agosto de 2022 en una declaración judicial. El documento forma parte de una demanda que su empresa de software Accruvia interpuso contra Athena Bitcoin, Inc, el principal desarrollador del monedero Chivo. En diciembre de 2021, Overton demandó a Athena por incumplimiento de contrato ante el Tribunal del Distrito Norte de Texas. En febrero de 2022, Athena le contrademandó en el Distrito Norte de Illinois. La contrademanda de Athena ha sido desestimada, pero el caso de Overton sigue pendiente.

En su nacimiento, Chivo Wallet estuvo envuelta en la oscuridad. Tras anunciar en junio de 2021 la adopción del bitcoin como puente hacia el futuro de las finanzas internacionales, la administración Bukele reutilizó una empresa privada inactiva constituida en 1999 por una institución pública, vertió en ella un capital inicial de 60 millones de dólares y la rebautizó como Chivo. Su condición de empresa privada, a pesar de la titularidad pública y del dinero de los contribuyentes que la sostenía, aisló a Chivo de cualquier rendición de cuentas o escrutinio de la ley de información pública u otros procedimientos de auditoría. El gobierno no dio detalles sobre su construcción o gestión. Así que los salvadoreños pasaron meses recopilando fragmentos de información. En septiembre de 2021, El Faro reveló que todo el proyecto bitcoin estaba gestionado por asesores venezolanos de Bukele, y en abril de 2022 que el proyecto de la billetera había costado un mínimo de 3 millones de dólares. Meses después, en noviembre de 2022, la Revista Factum publicó que el total pagado a Athena fue de 4,7 millones de dólares.

Athena, en realidad, nunca fue la primera opción del gobierno para desarrollar la cripto billetera. Al menos otras dos empresas declinaron aceptar el proyecto en el ajustado plazo de tres meses fijado por el Gobierno cuando anunció la Ley Bitcoin. La primera fue Strike, una empresa de criptocarteras fundada por Jack Mallers, el hombre que anunció la ley en junio de 2021 en una conferencia en Miami. Mallers pasó de posar con los ojos llorosos en el escenario con una camiseta de la selección salvadoreña de fútbol, declarando que «moriría en esta puta colina», a negar meses después a Bloomberg su vinculación general con el proyecto. Ni él ni el gobierno aclararon por qué el acuerdo se vino abajo.

Athena entró en escena más tarde. La pequeña empresa de cajeros automáticos con sede en Illinois tuvo que reunir un entramado de empresas para llevar a cabo la tarea antes de la fecha límite de septiembre. En diciembre, Athena ya había perdido el contrato en favor de Alphapoint, con sede en Nueva York, la empresa que se encarga actualmente del asunto.

Se suponía que el lanzamiento de septiembre iba a ser una fiesta. Diario El Salvador, el periódico gubernamental, puso «Día del Bitcoin» en su portada. El criptomillonario y ex estrella infantil Brock Pierce organizó una auténtica fiesta en la playa de La Libertad a la que asistió el YouTuber-boxeador Logan Paul. Las plazas principales de todo el país se habían llenado días antes con 200 cajeros automáticos de bitcoin fabricados por Athena, vigilados día y noche por policías y soldados.

Todo era maravilloso hasta que se lanzó la aplicación Chivo. Nada más descargarla, los usuarios se quejaron públicamente de múltiples fallos, como dificultades para registrarse o fallos a la hora de procesar los pagos. El Presidente Bukele no tardó en entrar en modo pánico en su Twitter. A las 7 de la mañana del 7 de septiembre, tuiteó que estaban «desconectando Chivo Wallet mientras aumentamos la capacidad de los servidores que capturan imágenes». A las 9 de la mañana, preguntó a sus 4 millones de seguidores si podían intentar conectarse y comentar en su hilo los problemas que estaban teniendo. A las 11 de la noche, publicó una captura de pantalla de la aplicación con instrucciones para corregir un fallo. A la 1.52 de la madrugada, en mitad de la noche, sólo 26 horas después de que Chivo se pusiera en marcha, tuiteó que volvían a «desconectar» la aplicación para ajustarla y mejorar la experiencia de los usuarios.

Overton declaró que firmó un contrato con el gobierno de El Salvador el 10 de septiembre, 24 horas después de aquella primera llamada al aeropuerto internacional de Miami, «el proyecto más estresante de mi vida», según él. Sus declaraciones permiten echar un vistazo entre bastidores a los caóticos primeros días de Chivo y a las consecuencias del fiasco. Los fallos posteriores al lanzamiento provocaron que las transacciones realizadas desde una cuenta bancaria a una dirección de Chivo se retrasaran o no se registraran. El dinero de la gente «desaparecía». El gobierno también perdía dinero.

EL Faro: https://elfaro.net/en/202212/el_salvador/26601/The-Inside-Story-of-How-El-Salvador’s-Official-Crypto-Wallet-Crashed-and-Failed.htm