Seleccionar página

This is what was revealed by the American Shaun Overton, the owner of Roi Developers (also known as Accruvia), one of the companies hired by the government of the Central American country to repair the multiple failures that the platform presented in its first days of launch, between September and October 2021. His statements are part of the testimony he gave before the Northern District Court of Texas, in Fort Worth, as part of the trial of the breach of contract lawsuit filed by Overton’s company against Athena Bitcoin. This company developed the Salvadoran wallet. The suit, which is still active, stems from the collection of $83,698.91 that, according to the plaintiff, Athena Bitcoin never paid for services related to the Chivo Wallet. Overton says his work on the software occurred at two different times: one contracted directly by the government of El Salvador, two weeks in mid-September 2021; the other, by Athena Bitcoin, from September to November that year.

No-Ficción contacted Shaun Overton on his phone to know a little more about what he said in his declarations before the US Court. However, he assured he was not authorized to speak to a media outlet.

Overton testified that the failure was generated when the Know Your Client system provider crashed after the first 150 users registered in the wallet. Chivo’s managers did not shut down the system to fix the bug. They decided that the wallet should remain online so new users could sign up, so they removed the Know Your Client process altogether.

«There was no oversight. Anyone on the platform could sign up and get US$30,» Overton said in his statement. In effect, Know Your Client is the process that all financial institutions go through to verify the identity of their clients in compliance with legal requirements. This certifies that the person making the transactions is whom they claim to be, not someone else, which is why it is one of the first and most important defenses against money laundering and terrorist financing. According to Costa Rican Ever Navarro, it is a specialist in preventing these crimes, the cornerstone of the risk management process. 

According to Overton’s statement, while working on the wallet as a counterpart in the government of El Salvador, he met with Venezuelan Miguel Sabal, who presented himself as an advisor to President Nayib Bukele, with direct access to the president. The other person the orders came from was another Venezuelan, Sarah Hanna, although less frequently. Sabal and Hanna form part of a parallel government cabinet above the official ministers, whose existence was revealed by a digital newspaper El Faro report.

In his account before the US authorities, Overton says that, in mid-September 2021, Venezuelan advisor Miguel Sabal entered his office to warn him of the urgency of repairing the problem, that is, reconnecting the wallet with the Know Your Client provider, which they had decided to dispense with days before so as not to have to interrupt the process of creating new accounts.

Currently, the system for verifying the identity of a person in Chivo is not very different from the online banking system of traditional institutions or the Facebook system for user verification: a photograph of the identity document is requested, and several images of the person are requested, taken from the front and both profiles. With these inputs, the user’s identity is certified. While the Know Your Client process was offline during the first days of Chivo Wallet’s implementation, users uploaded the required photographs, but no one reviewed them.

According to Overton, Miguel Sabal told him that, because of this absence, many people were creating their accounts with photographs that were more like «a wall» or «potted plants.» Thus, many collected the US$30 voucher that other citizens were entitled to by simply having their full name and DUI (Unique Identity Number) number on hand. In short, this was massive identity theft: a cascade of fraud.

«And in the final assessment… no… we never pinpointed the exact amount of fraud, but we estimated that between 10% and 20% of all registered users were fraudulent. And the vast majority of that money had come out of the Chivo Wallet ecosystem,» Overton commented in his testimony.

The entrepreneur claims that the number of Chivo users when he left the project exceeded 4 million. Therefore, this last sentence translates into a big problem for the Salvadoran State’s coffers: the theft, according to Overton’s calculations, was between US$12 million or US$24 million, and most of that money left the wallet, so the Government of El Salvador is no longer able to recover those funds.

Overton’s statement coincides with multiple complaints in social networks, where Salvadoran citizens claimed that their identity had been stolen to open accounts in Chivo Wallet. When they entered their Documento Único de Identidad (DUI) number to register, they discovered that a report was already opened. The problem was also documented by the NGO Cristosal, which at the end of 2021, received the testimony of 1,139 people. This organization filed a notice with the Attorney General’s Office of El Salvador regarding 131 cases.

For Ruth Lopez, Cristosal’s Anti-Corruption and Justice legal chief, that the Government of El Salvador propitiated not to properly verify the identity of individuals shows that the primary purpose of the authorities was to maintain the successful image of their bet on bitcoin, regardless of the impact on the country’s economy.

«The media bubble is costing us all a lot… The officials responsible for this fraud would have to pay every penny out of their pocket,» Lopez opined.

For this report, No-Ficción sought the version of the Venezuelan advisor Miguel Sabal on Overton’s statements. The process was carried out through the official mechanism imposed by the government of Nayib Bukele for a media outlet to speak with one of its officials: a formal request was made through the Press Secretary of the Presidency, Ernesto Sanabria. A text message was written on Friday, November 25, to comply with this requirement. When telephoned on Monday, November 28, Sanabria responded that Sabal is not an advisor to Bukele and that he does not even know him.

No Ficción: https://www.no-ficcion.com/project/us12millones-hurto-chivo-wallet

US$12 millones fueron hurtados de Chivo Wallet en El Salvador

Eso es lo que reveló el estadounidense Shaun Overton, el dueño de Roi Developers (conocida también como Accruvia), una de las empresas contratadas por el gobierno del país centroamericano para reparar las múltiples fallas que presentó la plataforma en sus primeros días de lanzamiento, entre septiembre y octubre de 2021. Sus declaraciones forman parte del testimonio que brindó ante la Corte del Distrito Norte de Texas, en Fort Worth, como parte del juicio de la demanda por incumplimiento de contrato presentada por la empresa de Overton contra Athena Bitcoin, la compañía que desarrolló la billetera salvadoreña. El proceso, que sigue activo, se  debe al cobro de $83,698.91 que, según el demandante, Athena Bitcoin nunca pagó por servicios relacionados con la Chivo Wallet. Overton dice que su trabajo en el software se dio en dos momentos distintos: uno contratado directamente por el gobierno de El Salvador, que fueron dos semanas a mediados de septiembre de 2021; la otra, por Athena Bitcoin, desde septiembre a noviembre de ese año.

No-Ficción contactó con Shaun Overton a su teléfono personal para conocer un poco más de lo vertido en sus declaraciones ante la Corte estadounidense. Sin embargo, aseguró que no estaba autorizado para hablar con un medio.


Según el testimonio de Overton, la falla se generó cuando el proveedor del sistema de Know Your Client (Conoce a tu cliente) se bloqueó después de que se registraron en la wallet los primeros 150 usuarios. Los responsables de Chivo no dieron de baja al sistema para reparar el error. Decidieron que la billetera debía seguir en línea para que nuevos usuarios pudieran inscribirse, por lo que optaron por eliminar del todo el proceso de Know Your Client.


“No había, literalmente, ninguna supervisión. Cualquiera en la plataforma podía inscribirse y obtener US$30”, dijo Overton en su declaración. En efecto, el Know Your Client es el proceso que hacen todas las entidades financieras para verificar la identidad de sus clientes en cumplimiento de exigencias legales. Así se certifica que el que hace las transacciones es quien dice ser y no otro, por lo que conforma una de las primeras y más importantes defensas contra el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo. Es, según el costarricense Ever Navarro, especialista en la prevención de estos delitos, la piedra angular del proceso de gestión de riesgo. 

Según la declaración de Overton, mientras trabajaba en la billetera, como contraparte en el gobierno de El Salvador se entendió con el venezolano Miguel Sabal, quien se presentaba como asesor del presidente Nayib Bukele, con acceso directo al mandatario. La otra persona desde la que llegaban las órdenes era otra venezolana, Sarah Hanna, aunque con menos frecuencia. Sabal y Hanna forman parte de una especie de gabinete de gobierno paralelo, por encima de los ministros oficiales, cuya existencia fue revelada por un reportaje del periódico digital El Faro.

En su relato ante las autoridades estadounidenses, Overton cuenta que, a mediados de septiembre de 2021, el asesor venezolano Miguel Sabal entró a su oficina para advertirle de la urgencia de reparar el problema, es decir, reconectar la billetera con el proveedor de Know Your Client, del que habían decidido prescindir días atrás para no tener que interrumpir el proceso de creación de nuevas cuentas.

Actualmente, el sistema de verificación de la identidad de una persona en Chivo no es muy diferente al de los de banca en línea de instituciones tradicionales o el de Facebook para verificación de los usuarios: se solicita una fotografía del documento de identidad y se piden varias imágenes de la persona, tomadas de frente y por ambos perfiles. Con estos insumos se certifica la identidad del usuario. Mientras el proceso de Know Your Client estuvo desconectado durante los primeros días de implementación de Chivo Wallet, los usuarios subían las fotografías requeridas, pero nadie las revisaba.


Miguel Sabal, según Overton, le dijo que, debido a esta ausencia, había muchas personas que estaban creando sus cuentas con fotografías que, más bien, eran de “una pared” o de “plantas en macetas”. Así, muchos pudieron cobrar el bono de US$30 que le correspondía a otros ciudadanos con solo tener a la mano el nombre completo y el número del Documento Único de Identidad (DUI). En pocas palabras, se trataba de una usurpación de identidad masiva: una cascada de fraudes.

“Y en la evaluación final… no… nunca precisamos la cantidad exacta del fraude, pero estimamos que entre el 10% y el 20% de todos los usuarios registrados eran fraudulentos. Y la gran mayoría de ese dinero había salido del ecosistema de Chivo Wallet”, comentó Overton en su testimonio.

El empresario asegura que el número de usuarios de Chivo cuando dejó el proyecto superaba los 4 millones. Por eso, esta última frase se traduce en un gran problema para las arcas del Estado salvadoreño: el hurto, según los cálculos de Overton, fue de entre US$12 millones o US$24 millones (Q93.68 millones y Q187.37 millones) y la mayor parte de ese dinero salió de la billetera, por lo que el Gobierno de El Salvador ya no está en la capacidad de recuperar esos fondos.

La declaración de Overton coincide con múltiples denuncias en redes sociales, donde ciudadanos salvadoreños afirmaron que su identidad había sido robada para abrir cuentas en Chivo Wallet: cuando introdujeron su número del Documento Único de Identidad (DUI) para registrarse, se enteraron de que ya existía una cuenta abierta con este. La problemática también fue documentada por la ONG Cristosal, que a finales de 2021 recibió el testimonio de 1,139 personas. Esta organización presentó un aviso ante la Fiscalía General de El Salvador con respecto a 131 casos.

Para Ruth López, jefa jurídica Anticorrupción y Justicia de Cristosal, que el Gobierno de El Salvador propiciara no comprobar debidamente la identidad de las personas demuestra que el fin principal de las autoridades era mantener la imagen exitosa de su apuesta por el bitcoin, sin importar el impacto en la economía del país.

“La burbuja mediática nos cuesta mucho a todos… Los funcionarios responsables de esta defraudación tendrían que pagar cada centavo de su bolsillo”, opina López.

Para este reportaje, No-Ficción buscó la versión del asesor venezolano Miguel Sabal sobre las declaraciones de Overton. La gestión se hizo por el mecanismo oficial impuesto por el gobierno de Nayib Bukele para que un medio pueda hablar con alguno de sus funcionarios: realizar una solicitud formal a través del Secretario de Prensa de la Presidencia, Ernesto Sanabria. Se escribió un mensaje de texto el viernes 25 de noviembre para cumplir con este requisito. Cuando se le telefoneó, el lunes 28, Sanabria respondió que Sabal no es asesor de Bukele y que ni siquiera lo conoce.

No Ficción: https://www.no-ficcion.com/project/us12millones-hurto-chivo-wallet