Seleccionar página

A Salvadoran twenty-something had been looking for work when an unexpected invitation arrived to sit down with a government official.

It was 2019, and the communications specialist was well-versed in social media. Talks with the official led to a $600-a-month job in the capital of San Salvador working for the communications team of President Nayib Bukele, according to the employment contract seen by Reuters. It was decent money in this poor Central American nation.

“I didn’t know it when I signed the contract, but I made a pact with the devil,” the communications specialist said. “I became a pro-Bukele troll.”

Bukele, founder of the fledgling Nuevas Ideas party, had just won the presidency at age 37 in a landslide. Young voters, in particular, were enthralled by his savvy use of social media. It was a showcase for his carefully crafted persona as a maverick in a backwards baseball cap. Bukele vowed to crack down hard on violent criminal gangs and corruption, and to battle entrenched interests.

That’s where tech-savvy influencers hired by the government came in. Reuters spoke with three former contractors who said they were part of secretive “troll farms” tasked with manipulating El Salvador’s political discourse. Part of their job was ginning up fictitious Bukele supporters on social media to praise his policies, the communications specialist said. The flip side involved insulting the president’s critics and filing complaints about their posts with platforms with the aim of shutting down their accounts.

The three said their work was overseen directly by administration officials, and in some cases took place in government buildings.

Two of these contract employees, including the communications specialist, said they signed non-disclosure agreements. The communications specialist’s agreement, viewed by Reuters, threatened prosecution and a jail term of up to six years for speaking to the press or other political parties about this work.

None of the three are still employed with the group. Speaking on condition of anonymity, they asked that detailed information about their employment be withheld for fear of retribution.

Bukele’s communications secretary did not respond to requests for comment about the troll operations.

These workers were cogs in what has become a powerful communications operation that has allowed Bukele to influence what Salvadorans read, watch and hear about their government like no previous leader of this small nation of 6.5 million people in the internet age.

Key to this effort are dozens of paid social media workers wielding hundreds of anonymous accounts and bots, a megaphone used to amplify the president’s messaging and deride opponents and journalists perceived as hostile to his administration, the individuals interviewed by Reuters said.

Bukele’s administration also has beefed up resources for traditional state-owned news outlets, which broadcast a steady stream of pro-Bukele content via print, television and radio. Government media now ranks among the sources most trusted by Salvadorans, according to a May 2022 study by the private Francisco Gavidia University in San Salvador.

The president has likewise become a gatekeeper, disseminating some key government policies through his Twitter account. Meanwhile his administration has sealed data that was once publicly available, including counts of missing persons and bodies in mass graves, a telltale sign of gang executions. Human rights groups and families of victims have claimed this is a way to make crime statistics look better than they really are. The Attorney General’s Office has defended this action as a way to protect investigations from potential interference by criminal organizations.

Bukele’s media machine is drawing concern in Washington.

A February 2022 internal U.S. State Department document, seen by Reuters, set out to map Bukele’s manipulation of El Salvador’s media landscape. His strategy, it says, is “to flood El Salvador with propaganda, demonize the institutions charged with debunking that propaganda – the free press and civil society – dominate public narratives, and repress dissent.”

The State Department did not respond to requests for comment. Bukele’s communications secretary did not respond to requests for comment about the report.

At least 50 of the people Reuters interviewed said Bukele’s media juggernaut is helping to undermine the country’s fragile democratic institutions.

His party now controls El Salvador’s congress, which in turn has purged judges from key posts and appointed loyalists. That has paved the way for Bukele to run for president again in 2024 – an intention he announced in September – despite a constitutional ban on consecutive terms. On his watch, the state has suspended some civil liberties in the name of fighting criminal gangs: Authorities no longer need a search warrant to seize cell phone and computer data.

Bukele is also shaking up El Salvador’s traditional media. The country’s independent press association said the government now controls “no less than 20 mass media” in El Salvador, including 14 radio stations and television station Channel 10.

In the past few years, the government has poached personnel from legacy news outlets to bulk up pro-Bukele media and add to the communications departments of government ministries, according to the State Department document. Bukele «buys off journalists and drowns opposition media in a sea of state-run media propaganda,” the U.S. study found.

One major talent raid came two years ago, when around 30 journalists from La Prensa Gráfica, one of the country’s largest legacy newspapers, resigned to go to work for a new government-owned publication, Diario El Salvador, according to six people familiar with the situation. That start-up, funded by a subsidiary of the state power company, began publishing in October 2020, and provides consistently favorable coverage of Bukele and his policies.

Text fully available in English…

Reuters: https://www.reuters.com/investigates/special-report/el-salvador-politics-media/

Los trolls, la propaganda y el miedo alimentan la maquinaria mediática de Bukele en El Salvador

Un veinteañero salvadoreño había estado buscando trabajo cuando le llegó una inesperada invitación para sentarse con un funcionario del gobierno.

Era 2019, y el especialista en comunicación conocía bien las redes sociales. Las conversaciones con el funcionario condujeron a un trabajo de 600 dólares al mes en la capital de San Salvador trabajando para el equipo de comunicaciones del presidente Nayib Bukele, según el contrato de trabajo visto por Reuters. Era un dinero decente en esta pobre nación centroamericana.

«No lo sabía cuando firmé el contrato, pero hice un pacto con el diablo», dijo el especialista en comunicación. «Me convertí en un troll pro-Bukele».

Bukele, fundador del incipiente partido Nuevas Ideas, acababa de ganar la presidencia a los 37 años de edad de forma aplastante. Los jóvenes votantes, en particular, quedaron cautivados por su inteligente uso de las redes sociales. Fue un escaparate de su personalidad cuidadosamente elaborada como inconformista con una gorra de béisbol al revés. Bukele prometió tomar medidas enérgicas contra las bandas criminales violentas y la corrupción, y luchar contra los intereses arraigados.

Ahí es donde entran en juego los influencers expertos en tecnología contratados por el gobierno. Reuters habló con tres ex contratistas que dijeron que formaban parte de «granjas de trolls» secretas encargadas de manipular el discurso político de El Salvador. Parte de su trabajo consistía en crear partidarios ficticios de Bukele en las redes sociales para que elogiaran sus políticas, dijo el especialista en comunicaciones. La otra cara de la moneda consistía en insultar a los críticos del presidente y presentar quejas sobre sus publicaciones en las plataformas con el objetivo de cerrar sus cuentas.

Los tres dijeron que su trabajo era supervisado directamente por funcionarios de la administración, y en algunos casos tenía lugar en edificios gubernamentales.

Dos de estos empleados contratados, incluido el especialista en comunicaciones, dijeron que habían firmado acuerdos de no divulgación. El acuerdo del especialista en comunicación, visto por Reuters, amenazaba con un proceso judicial y una pena de cárcel de hasta seis años por hablar con la prensa o con otros partidos políticos sobre este trabajo.

Ninguno de los tres sigue trabajando en el grupo. Hablando bajo condición de anonimato, pidieron que no se diera información detallada sobre su empleo por temor a represalias.

El secretario de comunicación de Bukele no respondió a las solicitudes de comentarios sobre las operaciones de los trolls.

Estos trabajadores eran engranajes de lo que se ha convertido en una poderosa operación de comunicación que ha permitido a Bukele influir en lo que los salvadoreños leen, ven y oyen sobre su gobierno como ningún otro líder anterior de esta pequeña nación de 6,5 millones de habitantes en la era de Internet.

La clave de este esfuerzo son docenas de trabajadores pagados de las redes sociales que manejan cientos de cuentas anónimas y bots, un megáfono utilizado para amplificar los mensajes del presidente y ridiculizar a los opositores y a los periodistas percibidos como hostiles a su administración, dijeron las personas entrevistadas por Reuters.

La administración de Bukele también ha reforzado los recursos de los medios de comunicación tradicionales de propiedad estatal, que emiten un flujo constante de contenido pro-Bukele a través de la prensa, la televisión y la radio. Los medios de comunicación gubernamentales se encuentran ahora entre las fuentes más confiables para los salvadoreños, según un estudio realizado en mayo de 2022 por la Universidad privada Francisco Gavidia de San Salvador.

El presidente también se ha convertido en un guardián, difundiendo algunas políticas clave del gobierno a través de su cuenta de Twitter. Mientras tanto, su administración ha sellado datos que antes eran de acceso público, incluyendo recuentos de personas desaparecidas y cuerpos en fosas comunes, un signo revelador de ejecuciones de pandillas. Los grupos de derechos humanos y las familias de las víctimas han afirmado que esta es una forma de hacer que las estadísticas sobre la delincuencia parezcan mejores de lo que realmente son. La Fiscalía General ha defendido esta acción como una forma de proteger las investigaciones de posibles interferencias de las organizaciones criminales.

La maquinaria mediática de Bukele está suscitando preocupación en Washington.

Un documento interno del Departamento de Estado de EE.UU. de febrero de 2022, visto por Reuters, establece un mapa de la manipulación de Bukele del panorama mediático de El Salvador. Su estrategia, dice, es «inundar El Salvador con propaganda, demonizar las instituciones encargadas de desacreditar esa propaganda -la prensa libre y la sociedad civil-, dominar las narrativas públicas y reprimir la disidencia».

El Departamento de Estado no respondió a las solicitudes de comentarios. La secretaria de comunicación de Bukele no respondió a las solicitudes de comentarios sobre el informe.

Al menos 50 de las personas entrevistadas por Reuters dijeron que el gigante mediático de Bukele está ayudando a socavar las frágiles instituciones democráticas del país.

Su partido controla ahora el Congreso de El Salvador, que a su vez ha purgado a los jueces de puestos clave y ha nombrado a leales. Esto ha allanado el camino para que Bukele se presente de nuevo a la presidencia en 2024 -una intención que anunció en septiembre- a pesar de la prohibición constitucional de los mandatos consecutivos. Bajo su mandato, el Estado ha suspendido algunas libertades civiles en nombre de la lucha contra las bandas criminales: Las autoridades ya no necesitan una orden de registro para incautar datos de teléfonos móviles y ordenadores.

Bukele también está sacudiendo los medios de comunicación tradicionales de El Salvador. Según la Asociación de Prensa Independiente, el gobierno controla ahora «no menos de 20 medios de comunicación» en El Salvador, entre ellos 14 emisoras de radio y el Canal 10 de televisión.

En los últimos años, el gobierno ha robado personal de los medios de comunicación tradicionales para engrosar los medios de comunicación pro-Bukele y añadirlos a los departamentos de comunicación de los ministerios del gobierno, según el documento del Departamento de Estado. Bukele «compra a los periodistas y ahoga a los medios de comunicación de la oposición en un mar de propaganda de los medios estatales», según el estudio estadounidense.

Una de las principales incursiones de talento se produjo hace dos años, cuando alrededor de 30 periodistas de La Prensa Gráfica, uno de los mayores periódicos del país, renunciaron para ir a trabajar a una nueva publicación propiedad del gobierno, Diario El Salvador, según seis personas familiarizadas con la situación. Esa empresa nueva, financiada por una subsidiaria de la compañía eléctrica estatal, comenzó a publicarse en octubre de 2020, y ofrece una cobertura constantemente favorable a Bukele y sus políticas.

Reuters: https://www.reuters.com/investigates/special-report/el-salvador-politics-media/