Seleccionar página

In September 2021, El Salvador made Bitcoin legal tender to spur foreign investment and economic growth. Since then, the Central American country is poorer and walks the tight rope of financial default. Contrary to the expectation that the cryptocurrency would bring financial inclusion, Bitcoin adoption has depleted El Salvador’s Treasury, ballooned its foreign debt, and failed to tackle mass migration to the U.S.

The experiment started seemingly as a great strategy to attract Bitcoin enthusiasts to build-what many fans of the Salvadoran president Nayib Bukele called the “Salvadoran dream”. The head of state of this small country, the size of Massachusetts, tried to lure crypto entrepreneurs by promising no capital gain tax, immediate permanent residency, and beachfront properties. The scheme included using public money to purchase $1.52 million in Bitcoin and launching an electronic wallet called Chivo (cool in Spanish) with a network of 200 ATMs.

The dream was short-lived. By the first semester of 2022, the usage of Chivo Wallet was so low that it reported virtually no downloads, and the country’s Bitcoins lost 50% of its value.

El Salvador has wasted at least $425 million adopting the cryptocurrency, equivalent to nearly a third of the 2022 Salvadoran budget for education and more than 40% earmarked for healthcare. El Salvador has the lowest foreign direct investment in Central America, and the World Bank envisions an economic recession by 2023.

This is a massive blow for an economy 14 times smaller than Los Angeles County. The Bukele administration owes $30 million to the Universidad de El Salvador- the state university- which accounts for 22% of the university’s budget. To account for this major deficit, the university has slashed half funding earmarked for­­ STEM programs. Cities are bankrupt after Bukele cut 75% of their funds, and public employees’ unions have demanded improvement of their work equipment and the payment of a “promised” raise.

The full text is available in English…

Univision: https://www.univision.com/univision-news/opinion/one-year-on-bitcoin-has-done-little-for-poor-in-el-salvador

El Bitcoin es el Robin Hood al revés para los salvadoreños pobres

En septiembre de 2021, El Salvador convirtió el Bitcoin en moneda de curso legal para estimular la inversión extranjera y el crecimiento económico. Desde entonces, el país centroamericano es más pobre y camina por la cuerda floja del incumplimiento financiero. En contra de la expectativa de que la criptodivisa traería la inclusión financiera, la adopción del Bitcoin ha agotado el Tesoro de El Salvador, ha disparado su deuda externa y no ha podido hacer frente a la migración masiva a Estados Unidos.

El experimento comenzó aparentemente como una gran estrategia para atraer a los entusiastas del Bitcoin para construir lo que muchos seguidores del presidente salvadoreño Nayib Bukele llamaron el «sueño salvadoreño». El jefe de Estado de este pequeño país, del tamaño de Massachusetts, trató de atraer a los criptoempresarios prometiéndoles que no tendrían que pagar impuestos sobre la plusvalía, una residencia permanente inmediata y propiedades frente al mar. El plan incluía el uso de dinero público para comprar 1,52 millones de dólares en Bitcoin y el lanzamiento de un monedero electrónico llamado Chivo (cool en español) con una red de 200 cajeros automáticos.

El sueño duró poco. Para el primer semestre de 2022, el uso de Chivo Wallet era tan bajo que prácticamente no reportaba descargas, y los Bitcoins del país perdieron el 50% de su valor.

El Salvador ha desperdiciado al menos 425 millones de dólares al adoptar la criptomoneda, lo que equivale a casi un tercio del presupuesto salvadoreño de 2022 para educación y más del 40% destinado a la sanidad. El Salvador tiene la inversión extranjera directa más baja de Centroamérica, y el Banco Mundial prevé una recesión económica para 2023.

Se trata de un golpe enorme para una economía 14 veces más pequeña que el condado de Los Ángeles. La administración de Bukele debe 30 millones de dólares a la Universidad de El Salvador -la universidad estatal-, lo que supone el 22% del presupuesto de la universidad. Para hacer frente a este importante déficit, la universidad ha recortado la mitad de los fondos destinados a los programas STEM. Las ciudades están en bancarrota después de que Bukele recortara el 75% de sus fondos, y los sindicatos de empleados públicos han exigido la mejora de sus equipos de trabajo y el pago de un aumento «prometido».

Univision: https://www.univision.com/univision-news/opinion/one-year-on-bitcoin-has-done-little-for-poor-in-el-salvador