Seleccionar página

The report showed that a recent historic rise in homicides was the result of a broken pact between the government and El Salvador’s largest gang. The brothers and their colleagues had previously reported the details of the secret deal, in which Bukele aides gave jailed leaders of the Mara Salvatrucha gang special treatment in exchange for their pledge to reduce violence on the streets.

It was the kind of journalism that has distinguished the Salvadoran press. In the three decades since peace accords ended the nation’s bloody civil war, El Salvador had become a beacon of media freedom in a region where journalists are sometimes jailed and even killed for hard-hitting work exposing the powerful and the corrupt.

But everything had changed under Bukele, a young, image-obsessed autocrat who once called himself “the world’s coolest dictator.”

Since taking office in 2019, he has seized control of El Salvador’s independent institutions — purging judges, punishing critics and laying the groundwork to remain in office despite a constitutional ban on consecutive reelection.

Bukele, 40, has maintained some of the highest approval ratings on the planet, thanks in large part to his skill at controlling media narratives.

Bukele has built a sprawling state-run media machine that is guided by daily opinion polling while at the same time surveilling independent journalists with spyware and drones, punishing government officials for leaking information, and lobbing tax fraud and money-laundering accusations at El Faro, the investigative news site where the Martínez brothers work.

In April, Bukele approved a law that threatens any journalist who reports on gangs with up to 15 years in prison.

Keep reading…

LA Times: https://www.latimes.com/world-nation/story/2022-06-09/nayib-bukele-el-salvador-el-faro-journalists

Mientras el presidente de El Salvador intenta silenciar la libertad de prensa, los hermanos periodistas exponen sus vínculos con las pandillas callejeras

El informe mostró que un reciente aumento histórico en los homicidios fue el resultado de un pacto roto entre el gobierno y la pandilla más grande de El Salvador. Los hermanos y sus colegas habían informado previamente los detalles del acuerdo secreto, en el que los asesores de Bukele dieron a los líderes encarcelados de la pandilla Mara Salvatrucha un trato especial a cambio de su promesa de reducir la violencia en las calles.

Fue el tipo de periodismo que ha distinguido a la prensa salvadoreña. En las tres décadas transcurridas desde que los acuerdos de paz pusieron fin a la sangrienta guerra civil de la nación, El Salvador se había convertido en un faro de libertad de prensa en una región donde los periodistas a veces son encarcelados e incluso asesinados por un trabajo contundente que expone a los poderosos y los corruptos.

Pero todo había cambiado bajo Bukele, un joven autócrata obsesionado con la imagen que una vez se llamó a sí mismo «el dictador más genial del mundo».

Desde que asumió el cargo en 2019, ha tomado el control de las instituciones independientes de El Salvador, purgando jueces, castigando a los críticos y sentando las bases para permanecer en el cargo a pesar de la prohibición constitucional de la reelección consecutiva.

Bukele, de 40 años, ha mantenido algunos de los índices de aprobación más altos del planeta, gracias en gran parte a su habilidad para controlar las narrativas de los medios.

Bukele ha construido una extensa maquinaria de medios estatales que se guía por encuestas de opinión diarias mientras que al mismo tiempo vigila a los periodistas independientes con spyware y drones, castiga a los funcionarios del gobierno por filtrar información y lanza acusaciones de fraude fiscal y lavado de dinero en El Faro, el sitio de noticias de investigación donde trabajan los hermanos Martínez.

En abril, Bukele aprobó una ley que amenaza a cualquier periodista que informe sobre pandillas con hasta 15 años de prisión.

LA Times:  https://www.latimes.com/world-nation/story/2022-06-09/nayib-bukele-el-salvador-el-faro-journalists